El Mirador y un vistazo a nuesta historia

Pedro A. Mora

0 382

para disfrute de su pueblo, una oportunidad para recrearse del paisaje y otra para profundizar en el conocimiento de nuestra historia.

El 1 de junio de 1990 se presentaba el libro El Castillo y la Villa de Fuentidueña escrito por el historiador Luis M. Carrero, subvencionado por la Consejeria de Cultura de la Comunidad de Madrid, fueron padrinos la escritora Elena Soriano nuestra ilustre paisana y Joaquin Leguina, Presidente de la Comunidad de Madrid. En este libro se reflejan los primeros vestigios de nuestra historia, una historia de los Castillos y las aldeas de Alharilla y Fuentidueña.

Aunque todos sabemos la existencia de la necrópolis visigoda y que según algún documento en algún momento se descubrió unos restos romanos con la inscripción Multio Portio, los primeros datos son de la existencia del castillo y la aldea de Alharilla ambos de origen almorávide, a los pies de la Peña del Morron existía un azud, que formaba una presa “iuxtavadus de Alfarella” que posiblemente servía también de paso, un molino y un artilugio para sacar agua del río para regar la huerta que les servía de alimentación. También existía una alberguería. El castillo estaba ubicado en lo que hoy es la ermita un lugar privilegiado que domina la antigua calzada romana, después la cañada Real Soriana, desde donde se controlaban los avances enemigos. Desde Alharilla se controlaban las Salinas de Belinchón y la extracción de greda, productos muy valorados en aquel entonces.

El río fue durante muchos años “frontera entre árabes y castellanos”, se le denominaba “Llave del Tajo” y cada posesión era importante como plaza conquistada. También por los beneficios

comerciales de paso como fue el Portazgo de Alharilla, controlado por unos u otros, donde se pagaba un peaje

“Del moro de renition/ I mor. Et de pescado de rio/ Cuarta de mor. Carga de ballena/ Medio mor. De la carga de lino/

Medio mor…”

Efectivamente, desde las conquistas de Alfonso VI culminadas con la de Toledo en 1085, hasta la mítica victoria de Alfonso VII en las Navas de Tolosa en 1212 asistimos a un constante periodo

de cambios y alternativas. También se da una explicación histórica acerca de la primera posesión cristiana de esta Plaza de Alharilla. Se decía que dicha posesión se trataba de la dote que aportara la

mora Zaida en su matrimonio con el rey cristiano. Queda descartado pues fue conquistado en el avance cristiano, aunque a la muerte de dicho rey de nuevo pasó a poder almorávide.

Es el emperador Alfonso VIII en su avance de reconquista de la margen derecha del Tajo el que abre una nueva etapa de asentamiento y repoblación y donde se consolidan las noticias documentadas sobre Fuentidueña. Apenas culminada la conquista de Aurelia, el Rey concede Fuero a los pobladores de la zona, privilegio que tiene como finalidad fomentar el asentamiento sobre unas tierras cuyos límites resultan interesantes.

Alharilla se incorpora como pieza organizada y clave en el nuevo sistema ofensivo cristiano aunque en una de las escaramuzas los moros asolaron el Castillo que era de Fuentidueña, así

como las aldeas de Salvanés, Estremera, Fuensauco, Tarancón según figura en el Archivo de Uclés, dando lugar a la consolidación de la población de Fuentidueña y otorgando el privilegio de mercado concedido por orden el rey.

Es posible que en esta etapa de esplendor castellano se construyera en Fuentidueña una primera plaza fortificada para defensa de los intereses comerciales. Que el rey otorgase, a los nobles instalados en el municipio, a los fieles servidores y distinguidos caballeros en campañas militares, con unas concesiones más o menos ventajosas en la administración de bienes y mercados. Uno de ellos el Maestre don Pedro Fernández tal y como se refleja en los escudos de armas de las casas señoriales de la actual Plaza de la Constitución de Fuentidueña. También de entonces el depósito de la Encomienda en la desaparecida “Caserna”, donde se depositaba el “Diezmo”. Dichos Srs. Consolidaron los bienes y mercados del Municipio. Existen datos en el archivo de Uclés del presupuesto de las obras realizadas en el Castillo por la Orden de Santiago en torno al año 1230 “para garantizar el desarrollo económico, poblacional e institucional de un solar en expansión”, desarrollo solo empañado por el pleito entre los santiaguistas y el egoísmo del obispo Cerebruno el cual quería una parte sustanciosa del peaje del Portazgo.

Aunque hay algún historiador que pone en duda la veracidad de que el rey Alfonso VIII otorgara testamento al sentirse enfermo cuando se dirigía a la Batalla de las Navas o que no estuvo recluida su esposa Dña Urraca, en nuestro Castillo, es defendible esta historia, basándonos en el otorgamiento del Fuero de Fuentidueña en 1328.

“Otorgamiento bajo clausula de homenaje, del Castillo de Fuentidueña, del uso del castillo que han de hacer, del uso del homenaje y del número estipulado de vecinos. Exención de todos los pechos y de más servicios, tanto los reales como los de la Orden. De la elección de alcalde y de la relación de ello con el castillo. De la regulación del mercado. De la explotación de los pastos, montes y de la madera. De las facilidades para moler el pan. Memoria del uso del Castillo. Proclama de Villa y Concejo. Clausula de otorgamiento de sello y Cabildo”.

Con la maqueta expuesta por el Ayuntamiento hemos podido situarnos en cómo fue el Castillo de Santiago, La Torre del Espolón, Torre de las Armas de la Redondella, Muro opuesto al Foso

Interior, Iglesia del Castillo. Foso interior y Cuerpo Principal. Callejón Interior. Las casas y la Plaza.Torres, Rondas y Adarves. Torre del Homenaje y recinto exterior.

Con estas elementales citas sacadas del libro El Castillo y la Villa de Fuentidueña y las Prescripciones Topográficas de Felipe II cuando nos situemos en el Mirador del Castillo o contemplemos los distintos puntos desde la Ermita, creo que podremos disfrutar del paisaje y al tiempo recorda.r

Hace unos días se inauguraba el Mirador del Castillo, obra voluntaria de unos vecinos solidarios, pasajes de la historia de Nuestro Pueblo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More