Cambio…

Pedro A. Mora

0 47

La verdad es que para este número de la Fuente tenía otro artículo. en referencia a un personaje bíblico pero he decidido cambiarlo por este.
Quiero evitar que se pudiera pensar que estoy en contra de donaciones y aportaciones de cualquier tipo, tanto de tiempo dedicado a la función pública o labor social, como aquellas aportaciones económicas o materiales. Nunca más lejos.
Y en esta reflexión sobre las donaciones desinteresadas en beneficio del Municipio, quiero empezar por las que yo tengo conocimiento histórico. En primer lugar la que hace María del Olmo Cambronero cediendo su casa sita en la Travesía de las Huertas en beneficio la Hermandad de la Virgen de Alarilla, vivienda que fue domicilio de vecinos y
ahora es sede de la misma. Nuestra convecina Concha Manzanares en 1980 donó al pueblo la construcción de una fuente ornamental en la Plaza de la Constitución así como la Farola de la Plaza de la Iglesia; nada que decir sobre la cesión de todos sus bienes a la Fundación Manzanares para la construcción de la Residencia de Ancianos. Tomás Maestre cedió gratuitamente, al Ayuntamiento los terrenos de la ampliación del Cementerio Municipal. La Corporación ya había solicitado a los propietarios anteriores la compra de dichos terrenos, obteniendo la negativa por respuesta. Juan Antonio Rodríguez y Andrés Martínez financiaron la construcción de la nueva Embarcación, es verdad que a dicho Proyecto también se sumaron numerosos vecinos con sus aportaciones. Es de justicia reconocer a la Obra Social de Caja Madrid la cesión del primer Vehículo de Transporte Social con el que Fuentidueña -el Ayuntamiento- recibió el reconocimiento de la Comunidad de Madrid por el ejemplar Servicio Vecinal. Después han llegado otros vehículos.

Como no reconocer la labor desinteresada de Pedro López Muñoz y Pedro López Terrés, soladores de oficio, que se ofrecieron a solar las oficinas municipales en la primera reforma de la Casa Consistorial.
Recordar la labor del Sr. Carrasco que junto a los voluntarios construyeron la Nave de Protección Civil. Y ni que decir tiene la sempiterna colaboración de la Comisión de Festejos que desde el primer tiempo democrático se ofrecieron a colaborar como vienen haciendo asiduamente en Fiestas y en cualquier acontecimiento Social o Cultural. Y en este tiempo de recuerdos de colaboraciones a las Asociaciones de Mayores, a las Ribereñas, (pioneras en la Comarca), a los de la Asociación Cultural Elena Soriano, a la Asociación Musical y cómo no, a Elías y Miguel su trabajo de restauración de los monumentos a Tierno Galván y al Trabajador. También es de agradecer el detalle de Felisa Chacón de dotar al Parque Lineal el equipamiento infantil y urbano en el barrio donde nació.

Y en este último apartado me vienen recuerdos, algunos sacados del Archivo Municipal, de aquella Corporación que en 1932 con Tomás Galo Sánchez al frente llevaron a cabo el Proyecto solicitado a la Diputación de Captación, Elevación y Distribución del Agua Potable con cinco fuentes públicas para suministro de la población. Y antes ¿cómo se suministraban los vecinos de agua? Pasaré otra reseña con datos.

Y aquella Corporación con Ladislao Martínez al frente que puso en práctica aquel Proyecto de Riego para hacer nuestras Vegas más fructíferas, idea a la que puso argumento para dar la vuelta al mundo E. Hemingway y que filmaron aquí Yorís Yvens y John Dos Pasos dándole el nombre de “Tierra de España”. Igualmente recordar aquellos hombres que el 7 de octubre del 37 fundaron la Agrupación Socialista de Fuentidueña. En la Transición, 40 años después, se llevó a cabo la Refundación por un grupo de jóvenes que retomaron las banderas democráticas
de la Igualdad, la Justicia y la Libertad y que, basados en la Carta Magna, se acogieron en el 79 al proceso de Elecciones Municipales. En una participación vecinal ejemplar dieron lugar a los Ayuntamientos Democráticos de nuestros días…

…Días de vino y rosas, de convivencia, de actividades, de obras y servicios, de puentes, de parques, de monumentos, una labor de sociedad en la que sólo queda hacer un mantenimiento de respeto cívico.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.