El Yacimiento Romano de Driebes llega al N. York Times

P. Viejo - Ayto Driebes

0 101

Los 339 habitantes de Driebes tienen razones para estar preocupados: el pastor del pueblo ya tiene 82 años; a la escuela, construida para dar cabida hasta a cincuenta niños, solo asisten once; en lo que va del año, seis de sus residentes ancianos han muerto y no se ha registrado un solo nacimiento».
Así comienza The New York Times un artículo sobre Driebes, en la provincia de Guadalajara, y sobre la importancia del yacimiento arqueológico de Caraca en el aspecto cultural, histórico, patrimonial y turístico. Quizá la cuestión sea cómo este pequeño pueblo se aferra a esta posibilidad para sobrevivir a la despoblación del mundo rural.
En 2016 se iniciaron las tareas de investigación que han determinado que la antigua Caraca, la capital de la tribu
celtibérica de los caracitanos, la única ciudad romana que existe en la provincia de Guadalajara, está bajo las ruinas de la ermita de la Virgen de la Muela de Driebes y tendría entre 8 y 12 hectáreas de dimensión. El Gobierno regional de Castilla-La Mancha ha subvencionado con 15.973 euros los trabajos que han determnado un asentamiento romano dedicado a la minería y la agricultura, con un foro, baños públicos y unos 1.800 habitantes. Ese núcleo urbano se remonta a los siglos I al II después de Cristo.

Caraca fue una ciudad romana de la provincia Tarraconense. Su conocimiento se debe a la referencia que hace Plutarco del asedio dirigido por Sertorio a sus habitantes, los caracitanos. Desde el siglo XVI, el río Tagonio fue identificado con el Henares y Caraca con la ciudad de Guadalajara, de ahí el uso de caracense como gentilicio para sus habitantes. Más tarde, Adolf Schulten la identificó con la localidad alcarreña de Taracena.
Posteriormente, Caraca fue relacionada con Carabaña, en la Comunidad de Madrid, y el río Tagonio, con el Tajuña. En 1945, durante la construcción del canal de Estremera, apareció en Driebes el llamado tesoro de Driebes, compuesto de 13,8 kilogramos de piezas de orfebrería del siglo III a. C., hoy expuesto en el Museo Arqueológico Nacional. En 1981 Jorge Sánchez-Lafuente Pérez prospectó el cerro de la Virgen de la Muela, en el término municipal de Driebes, concluyendo que, por su situación, la importancia y extensión de sus ruinas, se trataba de un emplazamiento urbano altoimperial, posiblemente identificable con Caraca, siguiendo la opinión de Juan Manuel Abascal Palazón. A finales de 2016, una nueva prospección con georradar, de la mano de Emilio Gamo y Javier Fernández, confirmó la importancia del emplazamiento urbano y la posibilidad de que se tratase de la antigua Caraca.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.