Versos a mi pueblo Fuentidueña de Tajo

Luis Muñoz

0 139

Mi pueblo se halla en un llano
al pie de un castillo altivo.
Desde allí están vigilantes
las dos torres del piquillo.

Fuentidueña fue poblada
allá por la reconquista.
De ellos brota la sangre
de las gentes que la habitan.

La villa de Fuentidueña,
de singular atracción,
tiene a su patrona Alarilla
y su gran Embarcación.

Es pequeño en proporciones
pero grande por estima.
Aquí no caben rencores
todos son gente sencilla.

El viejo Puente de Hierro
da su entrada hacia la Ermita.
Desde allí el Dios divino
protege a los que la habitan.

El Tajo baña sus vegas
como su fuente de vida,
calladito y cauteloso
pasea lento y sin prisas.
Ni fábricas, ni molinos
enturbian sus aguas vivas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.