El Ministerio deniega la autorización del último contrato de cesión de derechos de agua de la Comunidad de Regantes ‘La Poveda’ al SCRATS

El Liberal de Castilla

0 146

La Agencia del Agua de Castilla-La Mancha, organismo dependiente de la Consejería de Fomento, ha sido informada esta misma semana de que la Dirección General del Agua (DGA) del Ministerio para la Transición Ecológica, de acuerdo a las alegaciones presentadas desde Castilla-La Mancha, ha denegado el último contrato de cesión al uso privativo de las aguas entre la Comunidad de Regantes (C.R.) ‘La Poveda’ y el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (SCRATS).

Una noticia que la consejera de Fomento del Gobierno regional, Agustina García Élez, ha valorado de forma muy positiva, como ha indicado, “pues es el reflejo del trabajo de este Gobierno regional que viene oponiéndose año tras año a este tipo de venta de derechos porque son trasvases en cubiertos”. Así ha dicho, “nos alegramos de esta decisión”, porque supone un cambio de actitud por parte del Gobierno nacional. “Por supuesto vamos a seguir reivindicando y pidiendo que no solo el trasvase, al que nos tienen acostumbrados desde la Comisión de Explotación, sino también estos trasvases encubiertos sean vigilados por parte del Ministerio”, ha añadido.

Y es que, en esta resolución, como ha explicado García Élez, la Dirección General del Agua, asumiendo la mayoría de las alegaciones del Gobierno regional, no sólo deniega la autorización del contrato de cesión de derechos, sino que también comunica a la Confederación Hidrográfica del Tajo la conveniencia de iniciar un expediente de revisión de la concesión de agua que tiene la C.R. ‘La Poveda’.

Las alegaciones realizadas por la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha, y admitidas por la DGA, se centraron en dos aspectos. En primer lugar, la imposibilidad legal de celebrar el contrato para aquellas comunidades de regantes integradas en el SCRATS que no disponen de título jurídico válido para la celebración del contrato, bien porque no lo tienen, bien porque el que tienen sea ‘a precario’. Y, en segundo lugar, la conveniencia de revisar la concesión a fin de liberar total o parcialmente esos caudales para su empleo en la propia cuenca del Tajo, ya sea para incrementar el nivel de garantía del resto de usuarios o incluso para permitir el otorgamiento de nuevas concesiones, teniendo en cuenta la nula intención que parece tener la C.R. ‘La Poveda’ de utilizar su concesión.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.