CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. Vivencias a Pie de Calle

0 56

Pedro Mora

Lo tenía “in mente”. Cuando se cumplan los cuarenta años haré la visita el día de Puertas Abiertas en el Congreso y el Senado. Así ha sido.
Había visitado varias veces tanto uno como otro Hemiciclo pero me hacía ilusión hacerlo con motivo de este importante Aniversario sobre la aprobación de nuestra Carta Magna, de la Constitución Española.
Me levanté temprano cojí el autobús de las siete y al llegar a Atocha fui dándome un paseo por el Prado, Cibeles hasta llegar a las puertas del Congreso. Me fui por la C/ Fernanflor para entrar por la puerta de Zorrilla, así la llaman a la puerta de atrás del edificio, por estar en esa calle. Unas vallas marcaban el camino por la acera.
Cuando llegué a la cola, había unas 30 personas, entablé conversación con un matrimonio de Sabiñánigo que habían venido expresamente al evento. Rápidamente hablaron de las bondades de su región. Cuando les dije que lo conocía y además les hablé de la planta de tartárico y personas conocidas, parecía que nos conocíamos de toda la vida. Después de dos horas nos identificaron y nos invitaron a tomar café, caldo o chocolate calentito. Nos vino muy bien. Pasamos a continuación hasta la puerta
principal, la de los leones, allí nos esperaba una representación de parlamentarios/ as con la presidenta a la cabeza, muy simpática para preguntarnos a cada uno de dónde éramos. Después de un largo recorrido
por los pasillos, con guías que nos iban describiendo exposiciones, estatuas, cuadros, relojes, el pasillo los “pasos perdidos”, el hemiciclo,…. Los que no lo conocían se quedaban asombrados de lo pequeño que es. Estaba transmitiendo Telemadrid una tertulia. Cada visitante se situaba en el escaño del líder de su preferencia, donde se hacen la foto. Unos en el del Presidente del Gobierno, otros en el de los de la Oposición. Las miradas rápidamente se fijan en las balas del golpe de estado del 23- F, en las pinturas, el cronometro… Al salir pude hacerme una foto con Victoria Prego que estaba de tertuliana. En la sala de comisiones, el cuadro de María de Pineda; en la sala de reuniones “El Encuentro” el cuadro de Genovés. Allí la firma de la disposición final del documento, a la espalda de los siete “Padres de la Constitución”. A la salida la exposición de viñetas relacionadas con la Constitución de los distintos dibujantes humoristas. Allí tengo la oportunidad de hacerme una foto con Alfonso Guerra, que no es padre pero fue “Padrino” junto a Abril Martorell. Los dos, como representantes de los dos partidos mayoritarios PSOE y UCD, se encargaban de “desatrancar” los temas más polémicos que se suscitaban
en los debates de la Comisión de Asuntos Constitucionales
He recordado estos días aquellos convulsos momentos, los que estaban a favor y en contra, no solo en las esferas estatales sino también en los corrillos próximos.
Llegaron las votaciones pero ya no pasó como en el referéndum de “25 años de paz” donde los caciques miraban los sobres de los que pensaban que podrían votar NO.

Aunque sí que trataban de amedrentar y controlar, en el referéndum sobre la Ley para la Reforma Política del 77 que votó el 80% en el Estado español salió favorable por mayoría aplastante. Por aquel entonces a alguno nos tocó “comparecer” ante el responsable de las fuerzas de seguridad. Me advirtieron de que anduviese con cuidado.
En el referéndum 78 sobre la Constitución estaban a favor UCD, PSOE, PC,, PSP, … en contra AP de Fraga, Aznar, aunque luego se reconvirtieron. También los partidos radicales como FN que por aquí se dejaba ver así como las “fuerzas vivas” que hacían campaña contra la apertura a la Democracia. Arrancaban los carteles del SÍ, repartían banderitas con el águila, que les servía de contraseña puesta en el reverso del reloj. ¡Qué extraños compañeros de viaje se veían! También teníamos en el grupo algún intruso que nos traicionaba.
Recuerdo la madrugada del día 6 de diciembre junto a mi amigo Guillermo haciendo cientos de tiras de papel con el “Sí a la Constitución” que repartimos por el mercadillo y los sitios más frecuentados, así como los SÍ con pintura en las paredes, en la escuela donde se celebró la votación y por las esquinas. Aquí el escrutinio salió con mayoría aplastante del SÍ. Poco a poco se fue creando un grupo local de apoyo y defensa de los derechos democráticos que se consolidó con la legalización de los partidos.
Las Leyes emanadas de la Constitución nos trajeron los derechos democráticos: Libertad, Justicia y el bienestar político y social que hemos disfrutado estos cuarenta años.


Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más