El sueño chino de las aguas de Carabaña

0 156

A. Madrid – Fte: El Confidencial

Yan Ya Wang es la inversora china interesada en el Balneario de Carabaña.  que Propone inyectar 80 millones de euros y crear 200 empleos revitalizando con ellos el Balneario situado a dista 50 kilómetros de la capital, en el pequeño municipio madrileña. La empresaria ya ha adelantado 500.000 euros pero el problema es que el actual dueño de las instalaciones es Avalmadrid, y Yan Ya Wang no consigue las garantías sobre los derechos de las aguas medicinales que dan servicio al balneario, cerca del río Tajuña.

Alberto Lahoz, portavoz de Tales Carabaña, la empresa creada por Yan Ya Wang para poner en marcha el proyecto se ha puesto en contacto con los grupos parlamentarios en la Asamblea de Madrid, con la Comunidad de Madrid y con la embajada china en España para intentar avanzar en las negociaciones.

Todo empezó en septiembre de 2017, cuando los inversores chinos se pusieron en contacto con Avalmadrid, que ofrecía en su web el complejo hotelero Aguas de Carabaña. La empresa semipública gestiona las instalaciones después de que el anterior propietario, el Grupo Trome (que regentaba los hoteles Foxa), entrara en concurso de acreedores en 2012.

El balneario se fundó en 1883 cuando Ruperto Jacinto Chávarri, el farmacéutico del pueblo,  descubrió el manantial y comenzó la explotación comercial del agua con el nombre de La Favorita, que incluso fue exportada al extranjero. Luego llegaron el hotel, el restaurante y una línea de productos como los jabones. Así durante más de un siglo, hasta que en el año 2010 la empresa Chaplan (del Grupo Trome) rehabilitó el hotel con 30 habitaciones y empezó a gestionar las instalaciones. La quiebra de su último dueño provocó que Avalmadrid (que le concedió líneas de financiación) lo pusiera a la venta por 1,6 millones.

El 17 de enero de 2018, Avalmadrid y la empresa Tales de Carabaña firmaron su primer contrato de arras. La empresa china entregó 150.000 euros y encargó informes «para conocer la totalidad de los recursos que íbamos a adquirir:  balneario, hotel, 105 hectáreas de terrenos y viñedos y unos derechos sobre las aguas que vencen en 2060. Queremos comercializar esta agua en China», explican los inversores.

En mayo de 2018 empezaron los problemas dado que faltaban certificados energéticos de edificios y ciertas garantías sobre los derechos mineros; además,  las fincas que dan acceso al complejo no son de Avalmadrid sino de otro propietario. El acuerdo se firmó en diciembre de 2018 tras previo pago de 200.000 euros de los inversores y el compromiso de empezar a pagar los gastos de seguridad del complejo y el IBI del año 2019. En total unos 500.000 euros más 400.000 euros gastados en informes técnicos y asesorías.

Actualmente la negociación está estancada. Los inversores quieren revitalizar el balneario y apostar «por el fortalecimiento de las relaciones comerciales entre China y España». El objetivo es construir también un templo ‘shaolin’ y estudiar la viabilidad de la Ciudad del Agua, un proyecto que ya se elaboró para el municipio con 3.500 habitaciones.  Pedro Embid es el director general de Avalmadrid y asegura que desea que todo se solucione».

Eduardo Gutiérrez, portavoz de Economía del grupo parlamentario de Podemos, ahora en la lista de Más Madrid, ha pedido explicaciones al Gobierno del PP, que preside el consejo de administración de Avalmadrid. En este consejo están la Comunidad de Madrid con el 0,03% de las acciones, la Cámara de Comercio de Madrid con el 5%, la patronal madrileña CEIM y Bankia, Santander, CaixaBank y Banco Popular con el 31%.  La sociedad de garantía recíproca está presidida por Rosario Rey García, directora general de Economía del Gobierno regional que dispone del 27% de las acciones.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más