Simplemente Sumar

0 20

Pilar Balboa

Pasadas ya las Navidades, y con la certeza de que queda poco o nada del subidón de adrenalina que me suponen estas fiestas, pues cualquiera que me conozca sabe que soy una apasionada de esta festividad, quiero agradecer a todos aquellos que de una u otra forma me ratifican la idea de que en la vida hay que sumar, no restar…

Gracias Virginia, Jorge, Paula, Gabriel… y cómo no, a todo aquel que se acercó a echarnos una mano en cuanto tuvisteis un momento, porque gracias a vosotros y después de pasar días enteros en la nave municipal, conseguimos que salieran unas carrozas maravillosas, quizá no de las más espectaculares, pero claramente trabajadas en equipo y sumando en todo momento. Por eso tuvieron ese resultado y brillaron como lo hicieron.

Gracias a todo el equipo de “La Llamada”: Quique, cristina, Laura, Sofía, Beatriz, Paqui y Blanca y ese elenco maravilloso de baile formado por María, Valentina, Paola, Lidia, Paola, Irene, cristina, Paula, Rodrigo, Dani y Luismi; gracias a Valentín por acudir siempre que lo necesitamos sin rechistar con todo lo necesario (tanto aquí como en la carroza… ), hicisteis un gran trabajo y un mayor esfuerzo, que dio como resultado algo espectacular.

Gracias a todo ese público incondicional que hace que las miradas de los que actuaban brillasen con más intensidad que nunca, que hacían sentir que ese trabajo y esfuerzo mereciera la pena. Son muchas horas sumando detrás y delante del telón, muchísimo esfuerzo, cuya finalidad no era otra que divertir y entretener a un público siempre agradecido y que es parte fundamental de la ecuación. Y cómo no, GRACIAS con mayúsculas a mis hermanos Eva y Luismi… sin vosotros nada hubiera sido posible.

Gracias también a toda mi familia, por diversas circunstancias y motivos, no son las fechas más agradables para la mayoría, pero al final siempre suman para que el Espíritu de la Navidad siga vivo y me hagan seguir creyendo en Él, juntándonos todos dando igual el dónde ni el por qué, simplemente estando juntos.

Gracias a mis amigos de verdad, a los que puedo llamar para desahogarme por ser egoísta y no entender que la gente, sin intención o con ella, me defraude por su falta de suma en la ecuación.

Y por último y más importante, gracias a mis padres, ellos son los que me siguen enseñando que en la vida siempre hay que sumar, siempre hay que apoyar. No se debe echar nada en cara y mucho menos esperar nada (lección que aun debo aprender).

La satisfacción radica en el trabajo bien hecho basado en el respeto al otro y en el respeto a sus valores, aunque no sean los mismos que los tuyos. Las personas que queremos sumar lo debemos hacer de corazón, siempre es agradecido sentirte mimado, pero nuestra satisfacción no radica en bellas palabras que se lleva el viento, nuestra satisfacción está en ver la sonrisa en las personas que suman a tu lado.

Miles de gracias a todos y a seguir sumando.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más