Historia de la Plaza de Toros de Fuentidueña

0 202

Pedro A. Mora

La primera Plaza de Toros de la que se tiene conocimiento en Fuentidueña se montaba en el corralón, hoy almacén de jardinería de Viveros Fuentidueña, donde anteriormente estuvo el Cine Jardín. Ahí, según los más viejos del lugar, se conducían en encierro las reses para las novilladas y festejos populares; también se dio algún que otro festival, con matadores de alternativa, gracias a que D. Fernando Gonzalez de Miguel, era abogado de la Asociación de Matadores de Toros y amigo de la familia Bienvenida.
Después, la Plaza se ubicó en la plaza del pueblo, actual Plaza de la Constitución, con las talanqueras conocidas como madres y tablones palos. Los tendidos para el público eran las galeras y carros; después llegaron los
remolques. Al principio los toriles se situaron en los bajos del Ayuntamiento, después se montaron fuera con tablones de las obras del Canal que suministraba Antonio Rubio.
Ante la falta de colaboración para la cesión de remolques y las molestias del corte de calles, en diciembre del 1979 la Corporación tanteó la compra de una Plaza de Toros portátil. Nos la ofrecían por 450.000 pts pero la falta de fondos municipales hizo declinar dicha adquisición. Ese año se solicitó la corraliza de Fernando Parra, lindera con la carretera de Villamanrique, ara montar el ruedo y dar los festejos. Allí se celebraron varios años e incluso n año se anunciaba para las Fiestas Patronales una velada de boxeo y un festival de cante flamenco actuando Juanito Valderrama.
Años más tarde se contrataron plazas de toros portátiles que se instalaron en distintos puntos del municipio. Uno, la era del antiguo campo de fútbol, donde después se construyó la panificadora y ahora la Cámara Agraria; otro, el solar de Paco Sanz, donde ahora están las aulas de infantil y las pistas deportivas del colegio.
Llegó la oportunidad y el momento. La Plaza de Toros se adquirió en 1983 por 900.000 Pts. Lleva en Fuentidueña 36 años. Venía procedente del Ayuntamiento de Sanguesa –Navarra- por mediación de Martín Arranz, irector de la Escuela Taurina de Madrid. Se instaló en el solar de Paco Sanz, que posteriormente se adquirió para ampliación del colegio y ubicar las aulas de infantil y las pistas deportivas. Aquí se celebraron los festejos taurinos durante varios años.
Precisamente fue la ampliación de las instalaciones escolares lo que hizo que la Corporación se replantease la ubicación de la Plaza llegando a un acuerdo de permuta con el propietario por otro solar urbanizable.
¡Otra vez se quedaba desubicada!
Después de estos años de traslados había que buscar un sitio definitivo. El Ayuntamiento y la Comisión de Festejos buscaron un solar adecuado y factible a la economía municipal, pensando en una ubicación definitiva y permanente. Después de tantear distintos lugares, con los únicos ropietarios que se llegó a un acuerdo fue con los Hnos. Olivas. El solar, el mismo donde sigue instalada la Plaza en la actualidad. Era perfecto por su ubicación pero tenía un inconveniente, no daba las medidas adecuadas para poder montar la totalidad de la Plaza. Dadas las dificultades para llegar a acuerdos con otros propietarios se acordó la adquisición de ese solar. Allí se instaló la Plaza de Toros de Fuentidueña y allí sigue
desde entonces. Para instalarla hubo que adaptar la estructura, dejando un tramo sin instalar, reduciendo así ruedo y aforo. No se descartaba, en un futuro más propicio, completarla definitivamente. Se construyeron los chiqueros, el desolladero y la enfermería. Esta se dotó en un principio
con material, mesa e instrumentos de la Plaza de las Ventas, cedidos a Fuentidueña por renovación de la enfermería de la Plaza de Madrid
Desde entonces, casi anualmente se han realizado trabajos de mejora en Plaza y aledaños. Más tarde, el 30 de marzo de 2007 se acordó la instalación del encierro. El coste fueron 61.286 euros.
Algo de lo que nos debemos sentir orgullosos los fuentidueñeros es de ser el primer pueblo de la Comunidad de Madrid y quizás de España en declararse Municipio Taurino, gracias a la moción presentada el 14
de abril de 2010 por el Grupo Socialista al Ayuntamiento gobernado por Aurora Rodríguez Cabezas -IU-. La moción fue aprobada por mayoría en Pleno ordinario celebrado el 30 de julio. El portavoz del PSOE en el municipio presentó y sacó adelante la moción haciendo hincapié
en la defensa de la Tauromaquia, la Cultura de los Toros y de la Tradición Taurina a lo largo del tiempo en Fuentidueña de Tajo.
Por la Plaza de Toros de Fuentidueña han pasado los toreros locales David Mora y Juan Andrés González “El Pichi” y también los matadores de alternativa como Joselito, El Fundi, El Bote, Julián López “El Juli”, Luis M.
Encabo, Cristina Sánchez, Óscar Higares, Canales Rivera, David Mora, Robleño, Uceda Leal o Miguel Abellán, actual Director del Consejo de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid.
Es digno reconocer la labor de colaboración de la Comisión de Festejos por los trabajos de conservación, mantenimiento y embellecimiento ermanente de la Plaza de Toros, bautizada con ese bonito nombre de La Ribereña, ustantivo que nos define a los de por aquí.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más