Batalla campal en un intento de motín en la cárcel de Estremera

0 640

Fuente: ABC

Ha sido uno de los incidentes más graves que se recuerdan en una prisión madrileña (Estremera en este caso) que se ha saldado con graves daños materiales, varios contusionados y dos funcionarios heridos de pronóstico reservado al ser golpeados con barras de hierro. Así lo denuncia el sindicato de prisiones CSIF que vuelve a poner sobre la mesa la falta de medios humanos y coercitivos, la necesidad de que esos trabajadores sean considerados figuras de autoridad, así como de unas retribuciones justas.

Desde Instituciones Penitenciarias afirmaron que «hubo una protesta de seis internos que se subsanó en 15 minutos, con un funcionario lesionado en una rodilla».

Ocurrió el lunes a las seis de la tarde cuando un grupo de reos del módulo II, liderados por otros seis extremadamente violentos, trataron de atrancar la puerta de entrada al recinto. Querían armar bronca, explican las mismas fuentes, y lo lograron.

Provistos de las barras de hierro que cogieron del gimnasio, pesas, sillas, mesas y todo lo que lograron coger y/o arrancar del lugar y que tenían a su alcance, la treintena de sujetos que participaron en la revuelta de un total de 70 internos, la empredió a golpes y empujones con los dos funcionarios encargados de custodiar ese espacio -la ratio es de cinco-, precisa CSIF.

Ante la inferioridad numérica y el peligro de la situación, pidieron refuerzos. Al lugar acudieron una veintena de compañeros, el grueso de la prisión, salvo los que se quedaron de guardia.

Muchos fueron pertrechados con trajes antitrauma, escudos, cascos y defensas de goma, no todos, ya que no hay suficientes. La batalla campal era un hecho en el módulo si bien ante la llegada de los trabajadores, la mayoría depuso su actitud, salvo la media docena de reclusos violentos que lideraron la algarada.

El motín fue contenido hora y media después de que empezara, si bien hasta las ocho y media de la tarde no se normalizó la situación, según relató el portavoz del CSIF, José Manuel Souto.

Golpeados con barras de hierro

Los peor parados fueron los funcionarios encargados de la vigilancia del módulo, que no iban provistos ni del material para repeler el ataque ni de la vestimenta adecuada, que se encuentra en el área del jefe del servicio.

Uno de ellos recibió un fuerte golpe en la espalda con una de las la barras de hierro y el otro, en la rodilla. Resularon heridos con pronóstico reservado. Todos los paticipantes en el tumulto fueron castigados y se encuentran en módulos de aislamiento.

Ante esta situación, Couso, el portavoz de CSIF, exige a la Dirección General de Prisiones que la integridad de los funcionarios de Estremera se salvaguarde debido al cada vez mayor nivel de agresividad de la población reclusa, tal y como es su obligación. Por último, reclaman el traslado de los internos que agredan físicamente o que amenacen gravemente de forma verbal a los trabajadores de la prisión.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más