Con fibromialgia no vives, sobrevives

0 178

Charo Sánchez

La fibromialgia es un síndrome crónico y frecuente que se caracteriza, principalmente, por dolor generalizado y fatiga crónicos. Se considera la FM como una enfermedad reumática en la que no hay inflamación en el Aparato locomotor (articulaciones, huesos, músculos, tendones, ligamentos, etc.). Provoca considerable dolor y cansancio afectando a la calidad de vida de los/las que la padecen.
Estos síntomas son los más conocidos, pero coexisten con una multiplicidad de ellos, pudiendo llegar a tener 20 ó 30 síntomas diferentes derivados de la misma enfermedad.
Los pacientes pueden tener otros síntomas acompañantes como:
• Síndrome del intestino irritable.
• Rigidez matutina.
• Problemas cognitivos y de memoria.
• Alteraciones del sueño.
• Dolores de cabeza.
• Hormigueos y otras alteraciones de la sensibilidad sobre todo en las extremidades.
• Síndrome de las piernas inquietas.
• Sensibilidad exacerbada a los sonidos y a las luces.
• Rechinar de dientes.
• Sensibilidad química múltiple.
• celiaquía.
• Lupus.
• Síndrome de Sjögren.
CON FIBROMIALGIA NO VIVES, SOBREVIVES. SOBREVIVES MURIENDO A FUEGO LENTO… La fibromialgia no se ve, se sufre. La fibromialgia es invisible, pero tres millones de personas que la padecen en España no lo son. Es una enfermedad crónica e invalidante de causa desconocida y sin tratamiento eficaz.
Durante muchos años se ha evitado esta definición y se ha preferido
acusar al paciente de mentiroso, quejica, neurótico, depresivo, timador,
victimista… hasta tal punto que la mayor parte de la sociedad ha creído
que fibromialgia es sinónimo de cuentista y en todos los foros se habla de forma despectiva y sospechosa de estos pacientes, exponiendo a los afectados a un “juicio popular” con veredicto: “cadena perpetua”, condenados a encerrarse en casa, a no arreglarse, a no sonreír… porque si lo hacen vuelven a ser juzgados.
“No estará tan mala cuando va tan arreglada”, “mira cómo se ríe, no le dolerá tanto”… Además de estar enfermos, la sociedad cuestiona
su derecho a vivir y ser felices.
Las personas con dificultades físicas que consiguen éxitos deportivos
o personales son ejemplos a seguir y motivo de admiración y nadie pone
en duda su discapacidad. Esta admiración y empatía ocurre en todas las
enfermedades, excepto con la fibromialgia.

El enfermo de fibromialgia que logra ser feliz, a pesar de la enfermedad, y logra tener éxito, a pesar de las grandísimas dificultades, no es valorado por su fuerza y afán de superación, ni es un ejemplo de vida, simplemente es un motivo para poner en tela de juicio su diagnóstico y, con ello, la profesionalidad del médico que se lo dio.
APOYO SOCIAL: rodéate de personas con las que te sientas cómodo, que te apoyen, que no juzguen tu situación y que te ayuden a salir del círculo de preocupación en el que te encuentras: esto te subirá la autoestima.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

× ¡Escríbenos por Whatsapp!