Lista de espera

0 115

Mayca Margón

De todos aquellos pequeños placeres, a saber: oler una flor, oler dos, oler un ramo entero; beber un buen vino, beber agua fresca, tomar una copa con un amigo; comer pan recién hecho, comer sardinas asadas, abrir boca con una variada ensalada. Y de todos aquellos placeres que no comento por olvido, desidia o pudor, de todos, ahora, y para disfrutarlos… hay que hacer… COLA. No importa, me digo, no importa. Por la costumbre que me lleva a deducir que ya he esperado antes cuando antes quise disfrutar de estas superfluas cositas. ¡No importa! Antes esperaba dentro, bueno… ahora espero fuera, al sol y con protección, en todos los sentidos.
Pues no huelo la flor; pues me da igual comer pan; pues no veré a mis amigos; ¡Eaaaaa! Por no hacer cola.
Y luego está el ocio, el ocio que me indica que vaya al cine, al teatro, a la piscina… ¿a la piscina? A la piscina, sí, que en la playa además de esperar cola para un paseo mañanero me harán unan foto comprometida si el paseo se alarga y pierdo durante el contenido de un pequeño remojo salado la parte de arriba del bañador y me entretengo el debido tiempo, justo pero demás en buscarlo.
A la piscina, sí, que en el río de mi pueblo ya no me bañaba por el medio ambiente y ahora el ambiente me lo ha prohibido. Pero ¡ahhhh! Si quiero un baño en el patio de mi casa y descubro al montar la piscina des-mon-ta-ble que tiene un pinchazo y, señoras, señores… he de hacer colar para comprar otra.
De forma que, de esperar a que las diez personas que han entrado antes, vean la película completa, para poder verla yo. De manera que reservar entradas para el teatro por internet, donde no me dan asiento hasta principios del año que viene, y no haber baño en la piscina porque también he de consultar la lista de espera y, ya les digo yo, que me va a coincidir con la misma fecha que las entradas del teatro… De forma que… y de manera que… he determinado que la Nueva Normalidad no es como muy normal. El veraneo pasará a ser en invierno y el que inventó las VACACIONES no estaba despierto en clase el día que el maestro explicó en que consiste la lista de espera.
No pasa nada, no… No pasa nada mientras estemos en lista de espera…
… de los que he abusado, puntos suspensivos, en esta redacción liberadora de expresiones porque es donde estamos en puntos suspensivos mientras nos encontramos en la LISTA DE ESPERA. Y ahora una reflexión que por nada permitiré no introducir como final de estos cómicos, por quitar hierro, párrafos: RECUERDO Y HOMENAJE A AQUELLOS QUE HACE CUATRO MESES ESTABAN Y QUE CUATRO MESES DESPUÉS NO ESTÁN. ABUELOS, PADRES, MADRES, ABUELAS, HIJAS, HIJOS, A LOS QUE LES HA FALTADO UNA DESPEDIDA DIGNA, UN DUELO ACEPTABLE. Partieron, quizá para salvarnos. Amén.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

× ¡Escríbenos por Whatsapp!