Este septiembre habrá Embarcación

64

Luis M. González


La pandemia COVID-19 sigue su ritmo de contagios metiéndonos de nuevo el miedo en el cuerpo. La vida continua intentando ser normal en una situación del todo anormal. Lo que los gobernantes han denominado “nueva normalidad” nos pone a todos en el disparadero. Esta normalidad nos permite hacer las cosas que hacíamos antes de que apareciese el dichoso coronavirus en un escenario diferente. Nos coloca en la cuerda floja a cada paso. Y es que cada una de las decisiones pasa por el filtro de la economía que se impone cada momento frente a una maltratada “salud” social. No pintan bien las cosas de cara al otoño que llega.

 

La COVID ha obligado a cancelar celebraciones en toda España según se acercaban sus días; celebraciones menores y fiestas mayores. Fuen ti due ña y la comarca no se han librado de ello. El Ayuntamiento de Fuentidueña hacía lo propio el 6 de julio imitando a otros pueblos vecinos que se vieron obligados antes porque las suyas se celebraban durante el verano.

 

Este septiembre no tendrá Embarcación de la Virgen. Alari lla no saldrá de la iglesia invitándonos a mirarla a los ojos, no habrá camino a la Ermita con promesas y ánimos encendidos, no habrá procesión de antorchas al ritmo de un acelerado rosario. No. No habrá espera ni nervios en la orilla del Tajo. No habrá ni chapoteo de nadadores ni resplandor de luces de colores anunciando nada; ni Tope ni pólvora en torno al río. Los fuentidueñeros estaremos… tristes. Con pena.

Podríamos quedarnos sin Pregón, sin toros, sin música en la Plaza, sin Carretillas,… Sin algarabía. Sin Embarcación…

No, no quiero.

Habrá, seguro, más fervor que nunca este año, vítores en cada rincón de nuestras casas, más promesas, más luces en las calles gracias a la iniciativa de la Hermandad. A las cinco de la tarde del sábado 12 de septiembre sonarán las campanas invitando a una oración y a buscar su mirada. Y a las diez de la noche se encargará nuestra memoria de hacer bajar a Alarilla en su Embarcación. Sí, como cada año. Será diferente, distinta para cada uno de nosotros. Distinta pero igual.

No, no quiero olvidarla.

Sí, este septiembre habrá EMBARCACIÓN… y mucha EMOCIÓN.

¡Viva la Virgen de Alarilla!


Sirva como homenaje a la Fiesta y a todos los vecinos de Fuentidueña la portada y el “Sobresalientes” de este número y la iniciativa “ALARILLA INUNDA LA WEB” a la que te invitamos a participar.

× ¡Escríbenos por Whatsapp!