Por favor, moved el foco

203

Luis M. González

Pasó septiembre con nostalgia y tristeza al no poder celebrar la Fiesta en honor de nuestra Virgen de Alarilla. Quizás sea el momento más importante del año para los fuentidueñeros; seguramente el más intenso.


Se inundó la web de esta revista con fotos de Fiestas pasadas y de cómo se vivieron la “no celebración” de las presentes. Cada rincón de Fuentidueña las vivió a su manera; cada fuentidueñero también. Esa noche solo bajó la Virgen recorriendo el corazón, el cielo se iluminó de pólvora espontánea tirada desde Castillo, Torre, plazas y calles. En 2020 tuvieron que ser de esta manera.


Los fuentidueñeros respondimos a la iniciativa de la Hermandad de Alarilla, llenando el cielo de colores y las calles de luz de vela. Los rincones quedaron grabados en las retinas y en “la nube” para regocijo de la historia. Una celebración que será, si Dios quiere, solo una anécdota de todos estos años.


Esta pandemia Covid lleva trastocando los planes de todo y de todos desde el mes de marzo. ¿Hasta cuándo? ¿Quién lo sabe?
Da un poco miedo ver televisión y leer prensa. El foco está en los contagios, en el enfrentamiento entre políticos, en la juventud y sus reuniones no autorizadas. ¿Es que ninguno estamos haciendo las cosas bien?


Por favor, pongamos un poco de música a este duro y largo momento que nos está tocando vivir… ¡Vamos a mover el foco tralará!


Quizás si empezásemos a hablar más en serio de la solidaridad de colectivos como CARITAS, Save the children y otros, de particulares que ponen tiempo y dinero para ayudar; si mirásemos el esfuerzo inmenso de los sanitarios a los que conocemos y ponemos cara, del duro trabajo en residencias y otros centros que se ocupan de nuestros mayores; si mostrásemos el esfuerzo y esmero por intentar hacer normal la vida de los colegios; si hablásemos de todos aquellos que han sufrido la enfermedad y la han vencido… Entonces seguro que la historia de cada uno de estos días cambiaría.


Quizás si mostrásemos la cara buena de los jóvenes: de los que colaboran repartiendo comida, de los que se divierten sin saltarse las normas, de los que salen al campo o a la montaña, de los que participan plantando árboles o recogiendo basura, de los que obtienen méritos,… Entonces seguro que el semblante de cada uno de estos días cambiaría.


Sin obviar la realidad vacunémonos contra las malas noticias.


Vamos a mover el foco para empezar a vencer todos juntos a esta maldita Covid.

× ¡Escríbenos por Whatsapp!