Reflexiones

149

Eusebio Morales

Hoy en día se llenan los telediarios y periódicos solamente con las noticias relacionadas con el Covid y las andaduras del Rey emérito. Del tema de la pandemia ya todos sabemos la forma de colaborar para poder salir de esta situación, poniendo de nuestra parte las medidas que constantemente nos indican.
Los primeros que tenían que pensar en salir de esta situación son los políticos, que parecen solo pensar en las siglas de sus partidos y no en los ciudadanos,
Así siempre seremos la vergüenza de los demás países. Con su “nunca estar de acuerdo” unos y otros, vamos camino de que a nuestro país se le conozca por sus broncas políticas y por el país de los toros y pandereta. Así nunca acabaremos con esta pandemia que los únicos que la padecemos y cumplimos somos los ciudadanos de a pie.
Con respecto al tema del Rey y la monarquía, todos sabemos que está atravesando su mayor crisis desde que nos fue impuesta por el dictador, Francisco Franco, sin realizar un referéndum.
Ante la repercusión mediática llega la marcha fuera del país, provocada por sus actos – cuentas millonarias en paraísos fiscales, regalos por amor, todo amasado por comisiones recibidas- y presuntas actividades del Rey Juan Carlos de Borbón. A su llegada para instruirle como sucesor del dictador la fortuna no era tan elevada.
Su marcha, aunque nos sigue costando dinero, es para que su hijo el actual Rey, pueda desarrollar sus funciones con tranquilidad y no poner en riesgo la continuidad de la institución, hoy confrontada por los principios de una sociedad que debate sobre su utilidad.
La actitud del emérito ya provocó que su hijo le retirara la asignación de 200.000 € anuales que entran dentro de los presupuestos generales adjudicados a Casa Real, aun no perdiendo su título honorífico que le fue concedido en el año 2014. La concesión se realizó por sus cuarenta años de reinado en los cuales siempre, y supuestamente, quería lo mejor para el País. Ahora todo se pone en duda viendo los acontecimientos.
Todo esto merece una reflexión, si alguien se siente con capacidad de realizar un ejercicio de matemáticas.
Actualmente la población en España aproximadamente es de 47.431,256 habitantes. Si sumamos las fortunas incontroladas, empezando por el Rey emérito, el regalo que supuestamente hace de 65.000,000 €, lo que hay en los paraísos fiscales de corruptos cumpliendo pena de cárcel -sin devolver nada de lo malversado-, los 1.000,000 € de la lista de morosos ante Hacienda, si todo esto se materializará, todos los Españoles creo que podríamos recibir sobre 1.000.000 € y aun quedaría para subvencionar los ERES, ERTES, Pensiones, etc.
Nuestra clase política también podría ir fijándose en otros países, pues al igual que se están haciendo cribados con la pandemia se debería de hacer con la clase política; sería en previsión de la pandemia económica que se nos avecina. Entre Gobierno Central, Gobiernos Autonómicos, Diputados, Senadores, Asesores de unos y otros, creo que hay demasiados. Cuando no llegan los presupuestos siempre se recorta por los mismos, los Pensionistas. Siempre que deberíamos jubilarnos más tarde, haber cotizado más y cobrar menos,…
También se dice que la Economía se desmorona. Las empresas están trabajando in situ o teletrabajando, los bares se cierran por el Covid, se guardan las medidas oportunas,…. No lo entiendo. Luego se alarga la fiesta sin control en otros lugares, los servicios públicos de transporte van masificados,….
Ahora sirva este ejemplo. Siempre hemos ido a resolver cualquier asunto a centros ofíciales. Ahora tienes que llamar para pedir cita. ¡Qué ilusión cuando consigues que te cojan el teléfono! Te dan para al menos una semana y te la recuerdan vía sms advirtiendo que seas puntual. Llega el día. Sorpresa. El público en la vía pública, un vigilante de seguridad va llamando según la hora que tengas asignada, pasas al recinto y por la máquina que confirma tu cita, te sientas y a espera. Al fin sale en la pantalla tu número. Otra sorpresa. Al menos veinte puestos de trabajo en la sala en algunos hay funcionarios y en otros los van ocupando según van llegando de sus temas, almuerzo, etc., Y tantos puestos y solo dos atendiendo. Luego el comentario “estamos a tope” masificados. Esto sirve para todos los centros oficiales, centros de salud, -que no se entiende como en atención médica telefónica pueden detectar la dolencia- Mi pregunta es ¿por qué en estas oficinas no se trabaja como en las privadas?
Pienso que con tanto confinamiento y tantas confrontaciones políticas lo que nos hacen es marearnos y así no saldremos nunca de esto que nos ha tocado vivir.

× ¡Escríbenos por Whatsapp!