Filomena deja el campo madrileño en estado crítico

159

J. Díaz – El País

El olivarero, Julián Díaz Prados lleva treinta años trabajando la tierra en Villarejo de Salvanés y nunca ha visto una situación semejante en el campo. La tormenta Filomena ha dejado olivos congelados, ramas rotas, aceituna congelada, invernaderos caídos. En el norte de la Comunidad donde predomina la ganadería quedaron terneros enterrados en la nieve y vacas sin comer durante días. El impacto ha sido muy extenso y las asociaciones de agricultores y ganaderos de la región advierten que su situación es crítica; la borrasca podría terminar siendo mortal.


Aunque la producción agropecuaria de la región es variada, prácticamente todas las áreas se han visto afectadas. Un informe preliminar de daños redactado por la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Madrid (UPA Madrid) hace un desglose de los principales tipos de perjuicios: dificultades para alimentar a los animales y desperfectos, incluso derrumbes en naves.


Entre los agricultores los daños son aún más evidentes a primera vista. El informe de UPA Madrid señala que un 100% de los invernaderos de la región han sido afectados parcialmente o en su totalidad; también naves agrícolas y ganaderas. La cifra llega hasta 2.7 millones de euros en daños, y 400.000 euros en pérdidas de cosechas.
El caso más significativo, sin embargo, es el de los olivares, que se encontraban en plena cosecha. Según UPA Madrid, se estima que apenas se había recogido el 30% de la cosecha y la que queda en el árbol ha perdido valor y solo se podrá vender como aceite lampante, de precio mucho menor. Además, las pérdidas de producción podrán sentirse todavía en los próximos años porque las heladas secan las hojas de los olivos y puede que no produzcan frutos durante varias temporadas

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¡Escríbenos por Whatsapp!