Barack Obama. Una tierra prometida

50

fPedro A. Mora


Tenía interés por leer “Una Tierra Prometida” de BARACK OBAMA, de saber por boca o en este caso por la pluma de un alto mandatario de un Jefe de Estado, de un protagonista directo como él, de los entresijos de la gestión política estando al frente de una gran potencia mundial como es la de los EEUU. Estoy descubriendo hechos del pasado cercano, desde donde se puede analizar el pasado y el presente, de cuestiones vividas en la distancia y en la “inopia” de lo que nos quisieran decir, de lo que nos quisieron decir sobre todo a los españoles en aquella larga noche de la dictadura franquista.
He llegado con la lectura al capítulo “El mundo tal como es”, a la parte de la Guerra Fría, a los conflictos que tanto OBAMA como aquella juventud que vivimos en la distancia como jóvenes preocupados, por los conflictos que se originaban en países en los que querían imponer sus condiciones los poderosos mediante la exhibición armamentista.
La Guerra Fría dio lugar al enfrentamiento político, ideológico, social y cultural que se desarrolló entre los años 1945 y 1989 entre los dos bloques de países liderados por los EEUU y la URSS. El eje del conflicto se desarrolló en torno de las dos potencias surgidas a partir de la Segunda Guerra Mundial.
Estados Unidos quería liderar el bloque Occidental integrado por los países europeos capitalistas que defendían el capitalismo como sistema económico y la democracia liberal como sistema político. La Unión Soviética a su vez encabezaba el llamado bloque del Este, el Oriental que defendía el comunismo como sistema económico y la democracia popular como sistema político. Cada uno de los bloques se organizó mediante tratados de cooperación y apoyos militares. El bloque occidental se integró en la OTAN y el oriental en el Pacto de Varsovia. Las dos superpotencias se fueron echando un pulso armamentista para ver cual la tenía más g… la capacidad nuclear, amenazándose mutuamente en lanzar un ataque nuclear para destruir al potencial enemigo o para hacer visible su capacidad para poder destruir el mundo.
El primer conflicto después de la Segunda Guerra Mundial surgió en la guerra de Corea donde también estaba implicada China. Pero fue la Unión Soviética la primera en echar un pulso al mundo Occidental, instalando una base de misiles nucleares en la Cuba de Fidel Castro, (por así decirlo en el patio de la Casa Blanca) ante el temor de la invasión de los americanos. La confrontación se solucionó con la retirada de los misiles nucleares soviéticos, mediante el compromiso de EEUU de no invadir Cuba y la retirada de misiles norteamericanos detectados en Turquía e Italia. Las confrontaciones siguieron con la Guerra de Vietnam, los conflictos árabe-israelí o las distintas confrontaciones armadas que surgían.
Siguió la carrera espacial; quién era el primero en la conquista del Universo. De aquellos conflictos bélicos sugió el “teléfono rojo” de línea directa entra la Casa Blanca y Moscú, la conexión directa de Kennedy y Krushev después de los misiles en Cuba. Surgieron nuevos conflictos dando lugar a una nueva Guerra Fría que concluyó en la Cumbre de Malta, una reunión celebrada entre el presidente estadounidense George Bush y el líder de la Unión Soviética, Mijail Gorbachov, con la que se declaraba el fin oficial de los conflictos de las dos potencias que duraba medio siglo. (Hoy 14-4-21 John Biden anuncia la retirara de tropas norteamericanas de Afganistán).
Aquella aproximación no tenía otro fin que el intento de repartirse la dominación del mundo y obtener el beneficio económico, por lo que todo seguía igual. O eras pro-americano o pro-soviético; o te acogías al Plan Marhsal y al sometimiento yanqui o al régimen marxista. Y de esto surgían los conflictos armados a pesar de que la mayoría de la ciudadanía mundial quería la paz y ser libre. Así se manifestaban los ciudadanos en el llamado mundo libre y también en los países al otro lado del Muro de Berlín, que no aceptaban la tiranía dictatorial, de unos y otros.
Es verdad que EEUU con el Plan Marshall (Plan Europeo de Recuperación) ayudó a las economías europeas tras la Segunda Guerra Mundial ofreciendo asistencia técnica y administrativa, alimentos, combustible y maquinaria así como ayuda económica para reactivar las economías de los países europeos. Los más ayudados fueron Reino Unido, Francia, Italia y Alemania a pesar de que habían sido enemigos de EEUU durante la Guerra. Les ayudó a recuperarse de la destrucción provocada por el conflicto generado por el intento fascista hitleriano. El Gobierno Norteamericano se planteó dicha ayuda para evitar la expansión de la política de invasión soviética.
Dice OBAMA en su libro “Yo estaba en mi etapa juvenil contra la política armamentista y prepotente de los EEUU de América, contra la Guerra de Vietnam donde se arrasaba a un pueblo y donde morían miles de jóvenes norteamericanos. Sin embargo, dice, “me tocó autorizar el traslado de soldados, de miles de jóvenes a las guerras de Oriente Próximo a pesar de mi promesa de la retirada de tropas, de recibir cientos de cadáveres de soldados desplazados para defender a ciudadanos de pueblos acosados por el terrorismo islámico que quería imponer sus leyes autoritarias basadas en la religión. Y por otra estaban los intereses por el control del petróleo, motivo fundamental de las guerras de Oriente Próximo”.
BARCK OBAMA cuenta cómo tomó las riendas de todo conflicto, sentándose en la mesa de negociación con los altos mandatarios mundiales allí donde había posibilidades de entendimiento, Irán, Irak, Afganistán, China, Rusia… del alto el fuego o de la negociación económica. Recibió el Nobel de la Paz.

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¡Escríbenos por Whatsapp!