Una Experiencia inolvidable

51
Pedro A. Mora

Hace unos días Pedro, el Director del Colegio Alarilla, me propuso colaborar con el claustro de profesores para comentar con los distintos cursos hechos y anécdotas sobre la historia real de nuestro pueblo, datos históricos relacionados con el pasado de Fuentidueña. Ante tal proposición puse manos a la obra para intentar ser lo más didáctico posible dada mi inexperiencia lectiva, ajustándome a realidades reflejadas en documentos, restos y ruinas monumentales locales.
Pasé al Cole documentación los libros como “El Castillo y la Villa de Fuentidueña”, Las Relaciones Topograficas de Felipe II, documentos sobre los Puentes, el relato de los Episodios Nacionales de Pérez Galdós donde se describe la fechoría del General Prim al destruir el Puente Colgante, fotos, planos, algunos restos de piedras y monedas encontrados de asentamientos antiguos en los entornos y un CD sobre la Representación de la Historia de fuentidueña. A través de la pantalla didáctica los profesores visualizaron con los alumnos lo que podrían ver directamente al natural.
Así quedamos junto a la Necrópolis Visigoda, en la Cañada Real Soriana, vía que posiblemente sirvió de comunicación a los distintos pueblos que se instalaron en la Península: Íberos, Fenicios, Romanos, Visigodos, Árabes… “Estamos en la Cañada Real Soriana, les dije, una vía que se inicia en Soria y termina en Sevilla. Tiene más de 900 Kms y sirvió de comunicación de la trashumancia merinera y vacuno. Subimos para visualizar las tumbas visigodas. Más allá, en un cortado se puede apreciar un fémur y huesos humanos. En el entorno de las Bonijas se han encontrado restos arqueológicos, columnas, monedas y una lápida con la inscripción latina “Multio Portio”. En alguna antigua casa señorial local es posible que existan restos de columnas que podrían ser de procedencia romana”.
Seguimos bordeando a la derecha el Bosque de los Tarayales a la izquierda la gravera Acicoya, el Cerro Borracho ¿Sabéis por qué se llama así?, le pregunté. Hace años estaba inundado de viñedos, le tuve que responder. Miramos a lo alto de la Ermita donde estuvo el Castillo de Alharilla controlado por los árabes, y el Cerro Morrón donde estaba el Portazgo, una especie de aduana, donde se tenía que pagar el impuesto por pasar, se pagaba en monedas y en especies. A este entorno se le llamó La Llave del Tajo. Abajo en el río había un molino y más abajo se puede observar la Peña Colora -hace años en el río estaba la playa del Tío Leandro, un lugar de expansión para amigos y familias donde se podía disfrutar del baño y del guiso a la sombra de los frutales-.
Conquistado Toledo por Alfonso VI da la potestad del Castillo árabe a los Fraires de Alharilla, que entran en contencioso con el obispo Cerebruno que reclama los beneficios del Portazgo para la iglesia. De frente el Castillo de Fuentidueña donde Alfonso VIII hace testamento y da el Fuero de Villa y Corte otorgando potestad de mercado y sello de Cabildo al Municipio pasando más tarde a depender de la Encomienda de la Orden de Santiago.
Volvemos por el Remanso de la Tejera, posible primer Vado del río, el antiguo Descansadero, utilizado de escombrera. Fue recuperado mediante la obra solicitada por el Ayuntamiento a la Comunidad de Madrid estableciéndolo como Parque, llamado el Chiringuito, hasta la ubicación del Paso histórico del Tajo, que en un principio, se realizaba en una barcaza de maroma, por la que se comunicaba el correo y la trashumancia. La barca, que se deterioraba con el paso del tiempo o era arrastrada por las crecidas de aquellos tiempos, fue sustituida por un Puente Colgado de tablas y maromas -aun quedan dos postes de piedra que lo atestiguan- pero he aquí que se dio la gran desgracia ocasionada por la felonía del General Prim de cortar el puente en su huida después del fracasado golpe militar a Isabel II.
Pero no hay mal que por bien no venga. Con los restos del puente se intentó hacer una nueva barca de maroma que diera de nuevo el paso. El Alcalde solicitó permiso a la Diputación para utilizarla para el paso de la Procesión de la Patrona después de la Romería a la Ermita, permiso que le fue concedido, adornándola y engalanándola con farolillos y banderolas. Así tuvo lugar la primera Embarcación que ha pasado de generación en generación hasta celebrar el 150 aniversario.
La desgracia del ahogamiento del caminero y un pastor y la consiguiente pérdida de la barca por una nueva riada dio lugar a que el Gobierno de la Nación tomara la decisión de construir un puente sólido y seguro encargando al ingeniero José de Echevería, que eligió el proyecto presentado por la empresa francesa Imber y Cía, la misma que llevó a cabo la Torre Eiffel francesa. De ahí que se relacione nuestro puente con dicha obra monumental.
Después de las consiguientes preguntas de los alumnos sobre todo lo visto, pasamos a revisar los remaches de la celosía de la barandilla del Puente de Hierro, similares a la gran torre francesa. Observamos los postes de piedra, el hito de Hermanamientos con Arriondas y Aranjuez en el deporte del piragüismo, el Monumento a la Embar ca ción, la piedra que simboliza la recuperación de la Cañada Real Soriana, obra llevada a cabo por dos Talleres de Formación para chicas y chicos de Fuentidueña, uno de jardineria y otro de albañileria que organizó el Ayuntamiento en 1997 con la colaboración del INEM.
Una Experiencia Inolvidable” Esa es la expresión.
Gracias Cole Alarilla

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¡Escríbenos por Whatsapp!