Villarejo se prepara para las Fiestas en honor a la Virgen de la Victoria con la visita del Cristo de Lepanto

359

Fuente: Diario de Pasión

El nombramiento de alcaldesa de honor a la Virgen y la visita del Cristo de Lepanto, puntos fuertes de las fiestas del municipio.

El municipio de Villarejo de Salvanés se prepara para vivir los días grandes de la localidad: las fiestas de su patrona.

Este año, coincidiendo con el 450 aniversario de la victoria de la Batalla de Lepanto, se llevarán a cabo una serie de actos de especial relevancia.

El vínculo que une este municipio a dicha contienda, se debe al D. Luis de Requesens (lugarteniente de D. Juan de Austria), que a su vez era comendador de Castilla y tenía su residencia en Villarejo de Salvanés durante largos periodos.

Prometió que si las fuerzas cristianas alcanzaban la victoria, levantaría un templo en agradecimiento a la Virgen y cumplió su promesa.

Es por ello que este presente año, la localidad está celebrando un Año Jubilar Mariano concedido por el Papa Francisco.

De entre todos los actos programados, cabe reseñar la visita que realizará el Cristo de Lepanto y que llegará al municipio el día 28 de septiembre.

Procesionará a su vez las tardes del 7 y 9 de octubre.

Éste año, se cumple el cincuenta aniversario de la visita que hiciera la Virgen de la Victoria de Lepanto a dicha imagen en la ciudad condal, con motivo del IV centenario de la batalla.

En cuanto a la patrona, actos también a destacar: el primero de ellos, el nombramiento de alcaldesa de honor el día 6 de octubre. El segundo, la Solemne Eucaristía celebrada por el nuncio papal Mons. Bernadito Cleopas en la mañana del día 7 de octubre. El tercero, la procesión triunfal por las calles de la localidad (acompañada del Cristo de Lepanto), esa misma tarde.

El Cristo de Lepanto viajará a Villarejo desde Barcelona

El Santo Cristo de Lepanto que llevó don Juan de Austria en la nave capitana se conserva en la capilla del Santísimo de la Catedral de Barcelona, sobre el sepulcro de San Olegario.

La tradición cuenta que el Santo Cristo, en plena batalla, esquivó una bala y a eso se debería la inclinación de su cuerpo. Otros cuentan que se encontraba en la bodega de la embarcación y que aproximó su cuerpo para tapar un agujero que hubiera hundido la nave capitana.

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¡Escríbenos por Whatsapp!