Nueve meses sin ayudas tras Filomena

303

Fuente: ABC

Corderos y ovejas de Colmenar Viejo murieron. La anhelada pista cubierta de pádel de Perales de Tajuña se desmoronó. El hielo cubrió las calles y edificios de Campo Real. La borrasca Filomena asoló la Comunidad de Madrid el 9 de enero y, diez días después, el Gobierno central declaró la región zona catastrófica (junto a otros ocho territorios), abriendo la puerta a una batería de ayudas económicas para contrarrestar los destrozos del temporal. Decenas y decenas de municipios presentaron sus daños, millones de euros sepultados por la gran nevada, sin embargo, nueve meses más tarde, ninguno ha recibido ni un euro.

El alcalde de Colmenar Viejo arranca su jornada a las siete de la mañana y, cada día, revisa el estado de la ayuda prometida. «Presentado en junio, expediente en estudio», repite de memoria Jorge García (PP), al otro lado del teléfono. Tras el paso de Filomena, el Consistorio hizo un recuento de los daños y costes y remitió la información y las facturas a la Delegación del Gobierno. En total, poco más de 2 millones de euros. No obstante, la documentación que se está tramitando solo corresponde a los primeros 200.000 euros. Los restantes 1,7 millones, por ahora, ni siquiera están sobre la mesa.

Campo Real contaba con una partida de contingencias de alrededor de 30.000 euros, pero Filomena superó todas sus precauciones. Las tierras de la localidad estuvieron heladas durante diez días, con temperaturas de -15ºC y zonas cubiertas por un manto blanco de hasta 1,20 metros de altura. «Nos hemos gastado entre 15.000 y 18.000 euros en 120 toneladas de sal, la previsión se multiplicó por siete», cuenta el teniente de alcalde, Juan Antonio Sanz (Centro Independiente Democrático Campeño). El grueso del gasto se destinó a la limpieza de calles y zonas verdes. «Reclamamos un importe realista y conservador: 111.073 euros», dice Sanz.

Campo Real es un municipio que, cada cierto tiempo, sufre un desastre natural: «Inundaciones, lluvias, la granizada de 2007», rememora Sanz. Y la nevada del siglo remató a un ayuntamiento que maneja un presupuesto anual pequeño, de unos 4 millones de euros, ya azotado por la pandemia y la DANA del año anterior. «A día de hoy no hemos recibido ni un euro. Hay cosas que no pueden esperar, la Delegación del Gobierno tendría que tramitar con más agilidad estos expedientes. Para cuando lleguen las ayudas, ya habrá caído una segunda Filomena», opina Sanz.

El dinero «inaplazable»

La normativa para la concesión de ayudas en zonas catastróficas se publicó en el BOE (Boletín Oficial del Estado) el pasado mayo y constaba de dos fases. La primera, la única en marcha, atañe a los gastos «inaplazables» por la situación de emergencia, como contratación especial de mantenimiento y limpieza de los municipios, mientras que la segunda convocatoria corresponde a los daños provocados por Filomena. En todos los municipios afectados, la primera partida es la más escasa.

La capital desembolsó 60.981.624,97 euros en gastos de emergencia, la mayoría (55 millones), en la retirada de arbolado, pero cifró en 279 millones los desperfectos que legó la borrasca. Arganda (PSOE), por su parte, ha solicitado por gasto corriente 216.665,83 euros y por daños en infraestructuras 5.337.048,55 euros. Apenas son dos de los 105 ayuntamientos que han superado el filtro inicial de la Delegación de Gobierno, que ha aceptado peticiones de ayuda por valor de casi 100 millones de euros. Este mismo miércoles, según ha podido saber ABC, se enviará toda esa información a la Intervención General del Estado, el organismo encargado de fiscalizar el gasto. A partir de ahora, ¿cuánto tardarán las ayudas? «Según los plazos que tengan en Intervención, ya no depende tan solo de Delegación del Gobierno», justifican fuentes de la Delegación. Mientras tanto, el centenar de ayuntamientos esperan parte de su dinero sin muchas esperanzas. «Para este año no lo cuento ya», se resigna el regidor de Colmenar Viejo.

«No espero nada», reconoce la alcaldesa de Perales de Tajuña, Yolanda Cuenca (PP), cuya corporación ha reclamado 820.000 euros, de los que 600.000 euros pertenecen a deterioros de inmuebles municipales, como canalizaciones, carreteras, vallados, goteras, árboles caídos… Cuenca administra un presupuesto anual de unos 2 millones de euros. «Tengo el pueblo hecho una pena, vamos parcheando, es un desajuste total, haciendo muchas cábalas para llegar a final de mes», lamenta la regidora. Solo el campo, en plena campaña de la aceituna, perdió 180.000 euros.

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¡Escríbenos por Whatsapp!