La socialdemocracia está desapareciendo

70

Quique del Olmo

ESTE CONTENIDO HA SIDO PUBLICADO EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA FUENTE DE LA DUEÑA Nº 155.

Desde hace ya bastante tiempo, los medios de comunicación se hacían eco de la desaparición sistemática de la socialdemocracia europea, es decir, de los partidos socialistas como el PSOE en España, el SPD en Alemania o el PD en Italia. Nos decían que la socialdemocracia europea había muerto, y que su discurso ya no convencía a los ciudadanos. La creciente preocupación en el cambio climático, especialmente en los jóvenes, iba a virar el voto progresista y de la izquierda a los partidos verdes. Cambiar el rojo por el verde. Sin embargo, los recientes comicios han cambiado el mapa político de Europa por completo en los últimos diez años. En 2011, los populares y conservadores gobernaban en quince de veintisiete países que formaban la Unión Europea. La socialdemocracia quedaba reducida en el sur y los liberales gobernaban en cinco países. Diez años después, los populares quedan muy debilitados, perdiendo gran parte de los países de Europa Central. Los socialdemócratas cuentan con los gobiernos de España, Portugal, Malta, Dinamarca, Finlandia, Suecia, Albania y Macedonia del Norte; además de ganar las últimas elecciones generales en Alemania y Noruega, o como en las elecciones municipales en Italia los socialdemócratas, recuperan y gobernarán las alcaldías de Roma, Milán, Turín, Bolonia y Nápoles.


Además, la alcaldesa de París nacida en Cádiz, Anne Hidalgo, se postula a la presidencia de Francia con un Partido Socialista bastante debilitado, pero que su figura y buena gestión en la capital francesa puede hacer que su partido vuelva a resurgir y luchar por recuperar el liderazgo en la izquierda.


La pandemia ha puesto en la mesa todos los problemas sociales que vivían las clases desfavorecidas, o las consecuencias económicas que ha supuesto esta crisis. Si hace diez años la palabra de la crisis económica era austeridad, con políticas de calado neoliberal, reducción del gasto público, rescate a las entidades financieras; ahora la palabra es solidaridad y las pruebas están en los fondos europeos y como los socialdemócratas defendieron en la Unión Europea, influyeron en los conservadores y liberales para la ejecución de políticas más sociales por parte de los mismos y son los propulsores de actuar frente al cambio climático. En definitiva, los socialdemócratas de Europa han recuperado sus principios para ser el partido de la gente común, defensores del Estado de Bienestar en un momento en el cual los servicios públicos fueron esenciales durante toda la pandemia, como también en la renovación de sus ideas, abanderando las políticas verdes para una necesaria transición ecológica. La socialdemocracia no ha vuelto porque nunca se ha ido.

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¡Escríbenos por Whatsapp!