Inicio Opinión Corrupción

Corrupción

24
0
Compartir

Eusebio Morales

Corrupción: la acción de una o varias personas que manipulan los medios públicos en su propio beneficio. Corrupto  es la persona que realiza mal uso del poder público para conseguir ilegítimamente un bien en su propio beneficio personal y privado.

La corrupción política que últimamente está padeciendo este país, nos está arrasando y llevando a una crisis desoladora, con unos oscuros intereses personales que nos están saqueando económicamente.

Los casos de corrupción, cada día surgen más. Mientras muchas de las familias españolas no pueden, ni llegan a fin de mes, salen altos cargos públicos y por lo general de la misma ideología política, y siempre según estos pensando en los intereses de España y de los Españoles. Poco a poco se demuestra que solo piensan y se dedican a llenarse los bolsillos con el dinero público en su propio beneficio.

Ya durante la Guerra Civil, España sufrió el hundimiento de la producción tanto agrícola como industrial, fomentando el mercado negro. Era otra forma de corrupción, dando lugar, al enriquecimiento apoyados por la dictadura franquista, extendiéndose la implicación política hasta los máximos niveles, participando directamente o dando protección y protegiendo a los cargos y personas adictas al régimen establecido, que traficaban con toda clase de productos y recibían desde el poder una total impunidad.

Así ,para los corruptos suponía un rápido enriquecimiento, mientras para la mayor parte de la población suponía carestía, hambre y miseria.

Luego y ya en la pos-guerra con esa derecha apoyada por la dictadura de Franco, y según historiadores, parte de los recursos conseguidos durante la Guerra Civil, fueron desviados a su propio patrimonio personal. Igualmente y en esa pos-guerra se realizaron obras de cierta importancia, en las cuales muchas empresas se enriquecieron gracias a la mano de obra ofrecida por la parte de los vencedores, de presos políticos para la redención de penas, trabajando como esclavos, y ofrecida por el dictador, fue otra forma de corrupción.

La corrupción está politizada (políticos y sistema judicial) hoy a cualquier delincuente de poco monta, se le juzga y al no tener posibilidades no teniendo opción a recursos no tienen posibilidad del eludir la prisión. Los corruptos a gran escala, como tienen posibilidades, desvían los beneficios obtenidos ilegítimamente a paraísos fiscales, empresas ficticias, etc. y a través de recursos y recursos sus actos terminan por prescribir, no devolviendo lo obtenido y terminando con penas irrisorias.

En conclusión, siempre hemos padecido corrupción por uno u otro lado pero nunca como actualmente y prácticamente siempre por parte de políticos de una ideología determinada (la derecha). La única solución de perseguir la corrupción es en las urnas, castigando a los políticos corruptos, pero no lo hacemos, y por lo general a veces los premiamos. Así lo único que nos queda es que la justicia actúe con firmeza y contingencia contra la corrupción y los corruptos o los Españoles dejaremos de creer en un Estado de Derecho.

Dejar una respuesta