Inicio Tablón Juegos de la niñez

Juegos de la niñez

24
0
Compartir

Pedro A. Mora

Muchos de los juegos infantiles tanto de chicos como de chicas, han pasado de una generación a otra…:

  • La Peonza. Todos conocemos el Trompo o Peón que es el clásico, un cuerpo de madera que gira sobre una punta metálica impulsada por el lanzamiento de la cuerda que se lía alrededor del mismo. Ahora se dan distintas modalidades mediante las habilidades de los jugadores, manejando la cuerda. Existen incluso concursos y torneos. En otros tiempos el juego consistía en lanzarle y ver quien resistía más tiempo bailándole, también se jugaba al choque y luego el juego más fuerte, la lucha sin cuartel a ver quien le partía al otro su peón. De esta especialidad de efecto giroscópico se dan múltiples formas con distintos tipos de peonzas trompos, perindolas, etc. Ahora están de moda unos artilugios que giran dentro de unos raíles o los spinner lo último que hace furor entre los chicos.
  • El Tejo (Las cajillas). Existen distintas modalidades de tejos de hierro, de teja, metálicos pero el más popular para el juego de las cajillas especialidad conocida de nuestros tiempos, era un tacón de zapato. Las cajillas eran caratulas de las cajas de cerrillas y se ponían en valor. Se hacía un cuadro donde se depositaban y a una distancia de unos tres metros se marcaba la raya donde los jugadores tiraban el tejo para ver el orden de inicio del juego, que consistía en situarse cerca del cuadro para sacar las cajillas lanzando el tejo e intentar “matar” a los demás jugadores. Otra especialidad era el Chito, consistente en lanzar el tejo metálico a un pivote de madera. Se jugaban las cajillas y a veces monedas. Ganaba el que tiraba el chito.
  • El Hinque. Juego que se desarrolla en una parcelita de tierra delimitada, por orden se va clavando un objeto punzante, cuchillo, calvo etc. a la misma, ganando terreno a los demás jugadores, gana quien consigue la mayor extensión.
  • Tin Pelota. En una plazuela, calle o patio los jugadores se dispersan uno de ellos posee la pelota y grita “Tin pelota” todos se paran, lanzando la pelota contra alguno de los jugadores que pueden mover el cuerpo pero no los pies, la liga, el que es alcanzado con la pelota o mueve los pies.
  • El Burro. Primero se juega a pies, manos o dedos quien se queda de Burro, cogido a una reja de ventana se dobla de cintura para arriba y los jugadores van subiendo de uno en uno. Un vigilante controla la torre que se va formando mediante el salto de los jugadores. Si un jugador se cae por no superar la torre o se derrumba el burro pasará a ser el siguiente que sustente la torre.
  • El Escondite. Es un juego que se puede realizar en casa, en el barrio y… en el pueblo. Es de los más sencillos. Te escondes y a buscar hasta encontrar a todos. Yo recuerdo que se hacían dos equipos con una madre cada uno y se ponían a buscar, “Quietecitos hijos míos, que va la madre” era la voz de alarma para que no les descubrieran. Había un lugar de base que servía de defensa donde podías salvar a los compañeros sin ser visto- Previamente gritabas ”Por mi y mis compañeros”.
  • El Aro. Era es un juego mayoritariamente para chicas aunque a algún chico no se le daba mal. Ya sabéis que consiste en el contorneo de la cintura, por eso entre los más puritanos estaba mal visto y recomendaban a las chicas no practicarlo.
  • El Pañuelo. Un juego muy bonito de equipo, físico, de habilidad, de picardía, que se practica desde el colegio, a los Encuentros Juveniles, en Fiestas.

Eran tiempos donde había pocos medios y después de hacer los deberes, entonces también había, los chicos nos pasábamos la tarde jugando al fútbol y a otros de los descritos y al anochecer a péndola en la Plaza… las chicas al aparato, la comba, a las muñecas.

Compartir
Artículo anteriorLos labradores de antes
Artículo siguienteCorrupción

Dejar una respuesta