Inicio Editorial ¿Y si no hubiera sido crisis?

¿Y si no hubiera sido crisis?

46
0
Compartir

Por Luis M. González

Difícil resulta asomarse a las páginas de los periódicos o a la pantalla de televisión sin enfadarse.

Las prácticas llevadas a cabo por algunos personajes públicos ligados a la política son insultos a la ciudadanía. Mostradas ahora por los medios dejan al descubierto formas de hacer que retratan la filosofía de vida de estos personajes amigos del dejarse ver por inauguraciones de ayuntamientos y pabellones al tiempo que escondían una de sus manos. Algunos de ellos pasaron por nuestro pueblo recientemente dándose un “chapuzón” de masas haciendo eso, inaugurando.

Ensalzados, aupados y protegidos por sus superiores parecen haber campado a lo largo y ancho sin freno acaparando cargos en las administraciones públicas, engordando su currículum, su poder y sus números. Y eso durante décadas, sin freno, pero con frenesí, desde el mismo día que decidieron militar en su equipo. Los cazatalentos tuvieron buen ojo el día que se fijaron en ellos.

Pavoneándose aparecían en los mismos medios que ahora ponen al descubierto sus vergüenzas, las mismas por las que son investigados o encarcelados. Son personajes sobradamente conocidos que escondían cartas ocultas bajo las mangas abusando del poder que les otorgaron… las urnas y algo más.

Llevamos más de un lustro hablando de crisis económica. Nos dijeron que esa situación por la que estábamos pasando se llamaba crisis. Abusaron hasta lo infinito de la idea de que haber gastado más de la cuenta era la causa de nuestro freno económico, de nuestro paro disparado, de nuestra racha de mala suerte; los eufemismos y adornos del lenguaje escondieron la realidad para suavizarla; aparecieron los recortes, la recesión, los ajustes y los reajustes. Y después la otra demoledora idea, la de que para salir adelante hay que marcharse fuera porque aquí no hay futuro.

Durante estos años hemos aprendido a vivir con cifras que nos hablan de pobreza extrema y de insultante riqueza. España se dividía en tres cada final de mes: los que no pueden, los que justito pueden y, ajenos a las otras dos y a la crisis, los que van sobraos.

Y mientras todo esto pasaba engordaban en paraísos fiscales o altillos de familiares las fortunas de “los más listos” al tiempo que justificaban públicamente las medidas adoptadas para que el resto pudiéramos salir de la llamada crisis.

Sí, resulta difícil asomarse a las páginas de los periódicos o a la pantalla de televisión sin enfadarse. Lo llamaron crisis y nos convencieron de que nosotros éramos los culpables de haberla traído hasta aquí.

Pero, ¿y si nosotros no fuésemos los culpables de que se hubiese instalado aquí?

¿Y si la situación actual no fuera fruto de la crisis?

¿Y si todo esto no hubiera sido crisis?

Dejar una respuesta