Acupuntura y moxibustión

T de Blas.

0 292

La acupuntura y moxibustión han tenido una amplia difusión en occidente debido a su gran eficacia como herramienta terapéutica y han sido reconocidas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad (Nairobi 16 de Noviembre de 2010) por la UNESCO.

La práctica de a acupuntura se remonta a 4000 años atrás donde los protochinos empezaron a utilizar agujas de piedra o cobre como material médico y posteriormente agujas de metal.

La moxibustión por su parte es una técnica de estimulación de los puntos de acupuntura con calor en la que existen dos modalidades, la moxa directa en la que se prenden pequeños conos de la planta artemisa pulverizada y prensada y aplicándolos directamente en la piel del paciente (también se utilizan finas láminas de jengibre, ajo o sal que se colocan ente la superficie de la piel y el cono), y la moxa indirecta, más extendida en occidente y que consiste en prender puros hechos de la mencionada planta artemisa y acercar la brasa a los resonadores de acupuntura pero sin llegar a contactar con la piel del paciente.

Los resonadores o puntos de acupuntura se localizan en una compleja red de canales energéticos que conectan las diferentes estructuras y actúan sobre los 5 elementos y el equilibrio entre Yin y Yang en el organismo, sobre la energía (QI) y la sangre (Xue) que circulan por la mencionada red de canales.

A pesar de ser métodos más empíricos que científicos, la OMS (Organización Mundial de la Salud), reconoce y avala su utilización por ser beneficiosas para la salud, reconociendo su utilidad en más de 120 patologías.

Ante su creciente popularidad y el interés de algunos países en introducir los tratamientos de la Medicina Tradicional China en su Sistema Público de Salud, en 1976, este organismo elaboró unas directrices sobre la seguridad y efectividad de estos métodos de tratamiento.

Estas son algunas de las enfermedades tratadas con acupuntura y moxibustión según la Organización Mundial de la Salud:

Enfermedades respiratorias: Sinusitis aguda, rinitis aguda, catarro común, bronquitis aguda, asma.

Enfermedades gastrointestinales: Gastritis aguda y crónica, hiperacidez gástrica, ulcera y colitis duodenal, estreñimiento y diarrea, colon irritable.

Enfermedades neurológicas: Cefalea, migraña, neuralgia de trigémino, paralisis facial en estado temprano, neuropatía periférica, secuelas de accidente vascular cerebral, síndrome de

Meniere, vejiga neurógena enuresis nocturna, neuralgia intercostal.

Enfermedades oculares: Conjuntivitis aguda, ojos secos.

Enfermedades de boca: Dolor dental, gingivitis, faringitis aguda y crónica.

Enfermedades musculo esqueléticas: Periartritis escapulohumeral, codo de tenista, ciática, lumbalgia, artritis reumatoide, desordenes psicosomáticos, insomnio, fatiga, estrés.

Enfermedades de la piel: Eczema, psoriasis, herpes de zoster.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más