La tormenta arrasa más de 40 metros del Camino de la Ermita

157

Por Luis M. González

Tras la tromba que cayó el mediodía del domingo 15 de septiembre convirtiendo el centro de Arganda en un río, llegó la de la madrugada del lunes 16 que provocó el corte en ambos sentidos de la carretera Arganda-Campo Real. El agua descargada por la DANA –Depresión Aislada en niveles altos hizo que los bomberos de la Comunidad realizaran más de 600 intervenciones en la zona este de la región, especialmente en Arganda del Rey, San Martín de la Vega, Villar del Olmo, Villarejo de Salvanés, Campo Real, Valdilecha, Valdaracete y Nuevo Baztán, según señalaron fuentes del 112.

El alcalde de Arganda Guillermo Hita, canceló todo el programa de sus fiestas locales, que iban a concluir el martes 17 dadas las graves consecuencias sufridas tras el temporal. El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, y el alcalde de la localidad anunciaron que se pondrá en marcha la tramitación de Zona Catastrófica. Nuestros Reyes Felipe VI y Dña Leticia visitaron la zona para ver de primera mano las consecuencias de esta “gota fría” en la localidad. Llovía sobre mojado porque el municipio aun no se había recuperado de las inundaciones que había sufrido el 26 de agosto.

El mismo martes 17 de septiembre “Madrid actual comunidad” publicaba que la Comunidad de Madrid, a través de la Consejería de Medio Ambiente, solicitará a la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) su máxima colaboración para a limpieza de los cauces con los municipios madrileños afectados por las fuertes lluvias de estas últimas semanas. La Confederación Hidrográfica del Tajo es la encargada, según el Reglamento del Dominio Público Hidráulico, de actuar sobre la vegetación y los sedimentos que se encuentran a orillas de los cauces de los ríos. Por ello, el Gobierno Regional pedirá a la CHT que autorice a los ayuntamientos, para que sean los consistorios los que adecúen los cauces de los ríos y se les puedan prestar todo el apoyo y el asesoramiento necesario en estas tareas.

Las intensas lluvias provocaron el corte en la autovía A-3 (Madrid- Valencia) debido a una inmensa bolsa de agua en el punto kilométrico 50, a la altura de Villarejo de Salvanés. La misma tormenta provocó también desprendimientos en el kilómetro 29 (Arganda del Rey) en la carretera nacional N-III, dejándola intransitable en ambos sentidos.

Los vecinos de Fuentidueña sufrieron las consecuencias de las aguas caídas en sus alrededores. Los casi 70 litros por m2 caídos durante el fin de semana en la localidad no fueron nada comparados con la concentración de agua caída en pocas. 64.6 litros de Tielmes, 46,4 de Arganda del Rey, 30 litros en tres horas en Villarejo y 60 en la comarca de Santa Cruz de la Zarza -según información de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet)-.

Los barrancos que recogen y vierten sus aguas al Tajo se vieron desbordados convirtiendo su cauce en un verdadero peligro para barrios como Arrollo del Valle o Tierno Galván de Fuentidueña. El “puente azul” que cruza el arroyo comunicando la Avd. de la Paz con el Barrio del Perchel hizo tapón impidiendo el paso de la fuerte corriente durante unos largos minutos. El agua abrió paso en el momento clave evitando así inundar la calle y los garajes. La peor parte se la llevó el Camino de la Ermita. Este camino, Cañada Real Soriana, por el que se accede a la Dehesa de Fuentidueña y que es paso habitual hacia la Ermita de Alarilla fue arrasado literalmente por la corriente del barranco que vierte sus aguas en el paraje conocido como Cerro Morrón. El agua ha dejado un socavón de más de 40 m de anchura y una profundidad en escalera de 30 m arrastrando a su paso piedras y árboles que ha depositado en el cauce del Tajo.

TeleMadrid se hizo eco de esta noticia que tiene una complicada solución dado que dependerá, cada uno en su medida, del interés que ponga para solucionarlo Vías Pecuarias, Comunidad de Madrid, Ayuntamiento de Fuentidueña o Hermandad de la Virgen de Alarilla.

× ¡Escríbenos por Whatsapp!