La Presidenta de la Comunidad de Madrid presentó «Plan Terra» en Villamanrique

Isabel Díaz Ayuso en Villamanrique
744

La Vanguardia

El campo madrileño no está solo. Esta es, en esencia, la filosofía detrás del Plan Terra, que este viernes ha presentado la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, en la localidad de Villamanrique de Tajo. La jefa del Ejecutivo ha plantado ajos, montado en tractor y charlado con agricultores y un pastor sobre los problemas que les afectan. Ha aportado también soluciones: 100 millones de euros en inversiones que se desarrollarán durante los próximos cuatro años, medidas de flexibilización normativa para que los agricultores y ganaderos no se ahoguen en burocracia, y la puesta en marcha de un Erasmus Agrario, que persigue rejuvenecer el campo y que los jóvenes que quieran dedicarse a esta actividad aprendan cómo se trabaja en otros puntos de Europa.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se trasladó el 14 de febrero hasta Villamanrique de Tajo, un municipio madrileño de poco más de 700 habitantes que vive de la agricultura y la ganadería y que llevaba nada menos que 25 años sin recibir a un presidente de la Comunidad.
Escoltada por una numerosa comitiva y la consejera de Medio Ambiente, Paloma Martín, la presidenta presentó su Plan Terra, un conjunto de medidas dotado de 100 millones de euros dirigido a los 7.800 agricultores y los 4.900 ganaderos que sobreviven en la región madrileña. El acto tuvo visos de campaña electoral y de contraprogramación a las protestas en varias partes de España, donde cientos de tractores colapsaron carreteras y calles por los bajos precios de los productos agrarios.
“El campo es parte de nosotros, es parte de nuestra mesa y es el gran olvidado, por las inclemencias del tiempo, la burocracia o la falta de relevo generacional. Y nos hemos puesto en marcha para unir medidas en buena dirección, estudiados con las personas que viven en el campo y no en la ciudad, como muchas veces hacemos estas cosas”, dijo la Presidenta madrileña.
La alcaldesa de Villamanrique de Tajo, Antonia Ayuso; la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso; el ganadero Julián López y la concejal de Medio Ambiente, Paloma Martín.
“En el sureste madrileño, enumeró el ganadero Julián López, la situación de su pueblo vive una especie de contagio. Sin ayudas y con los precios por los suelos, está condenado al igual que los pueblos cercanos como Fuentidueña de Tajo donde no hay ni una cabeza de ganado, en Villarejo quedan dos, en Belmonte uno, en Colmenar, Brea, Valdaracete, ….no hay nada…”.
En el Plan Terra, cuyo contenido sigue abierto a aportaciones, se contempla el compromiso del Ejecutivo por flexibilizar la normativa y reducir los trámites administrativos que se encuentran empresarios y cooperativas agropecuarias y que, en ocasiones, ponen en riesgo el mantenimiento de la actividad.
Para disminuir todos esos problemas del campo la Administración optará por diferenciar zonas de cultivo para reducir trámites burocráticos, dijo la presidenta; se eliminará la calificación urbanística para actuaciones en explotaciones, siendo los Ayuntamientos los únicos encargados de dar el visto bueno; se modificarán, entre otras normas, la ley forestal y la ley del suelo. Además, hizo hincapié en la creación de un MercaRural, un centro de distribución de productos hortofrutícolas de la región, un gran mercado central de verduras, frutas y hortalizas. La medida mejorará la comercialización del producto madrileño y se convertirá en una oportunidad para que pequeñas y medianas explotaciones agrarias se acerquen a un mercado creciente gracias al interés general por los alimentos de proximidad y sostenibles. El presidente de la conservadora Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Madrid, Francisco García Navarrete, recibió los planes con optimismo y recalcó que el sector primario lo necesita porque “está sufriendo mucho”. En la misma línea se expresó el presidente de la Unión de Cooperativas Agrarias Madrileña, Jesús Pérez Sánchez, que calificó el plan como “grande y ambicioso”.
El objetivo, en definitiva, será mejorar la competitividad de las cerca de 13.000 explotaciones agrícolas y ganaderas de los 179 municipios de la región.

El campo madrileño no está solo. Esta es, en esencia, la filosofía detrás del Plan Terra, que este viernes ha presentado la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, en la localidad de Villamanrique de Tajo. La jefa del Ejecutivo ha plantado ajos, montado en tractor y charlado con agricultores y un pastor sobre los problemas que les afectan. Ha aportado también soluciones: 100 millones de euros en inversiones que se desarrollarán durante los próximos cuatro años, medidas de flexibilización normativa para que los agricultores y ganaderos no se ahoguen en burocracia, y la puesta en marcha de un Erasmus Agrario, que persigue rejuvenecer el campo y que los jóvenes que quieran dedicarse a esta actividad aprendan cómo se trabaja en otros puntos de Europa.

Ayuso también ha incluido en este plan, que reune más de 50 medidas, la puesta en marcha del llamado Merca Rural, un gran mercado central en el que los pequeños y medianos agricultores puedan comercializar con sus productos hortofrutícolas. Se situará sobre 10.000 metros cuadrados en la zona sur, aunque la ubicación definitiva aún no está decidida, puesto que el mismo jueves recibieron la oferta de San Martín de la Vega para situarlo en un espacio de este municipio.

El Plan Terra pretende impulsar el cooperativismo agrario, fomentar el relevo generacional en el campo madrileño -para lo que habrá un servicio de asesoramiento integral para quienes quieran emprender en el sector-.

Otras medidas se refieren a la reducción de los trámites administrativos que se encuentran tanto empresarios como cooperativas agropecuarias. Y modificará la Ley de Suelo y la Ley Forestal, para diferenciar zonas de cultivo de unidades mínimas de cultivo, para reducir trámites. Se eliminará, asímismo, la calificación urbanística desde la administración autonómica pra actuaciones en expotaciones, siendo los ayuntamientos únicamente los que se encarguen de dar el visto bueno.

«Queremos fomentar el relevo generacional, llevar vida a los pueblos de Madrid y ahondar en la formación los nuevos agricultores y ganaderos», ha dicho Ayuso durante la presentación del denominado Plan Terra en una explotación agrícola de Villamanrique del Tajo. El plan, compuesto de 50 medidas, está destinado a los 7.800 agricultores y a los 4.900 ganaderos de la región.

En total, cerca de 13.000 personas que se dedican profesionalmente a esta actividad. Si contamos también la industria transformadora alimentaria, en conjunto proporciona empleo a 100.000 personas, entre puestos de trabajo direcots e indirectos.

Una décima parte de la superficie de la Comunidad de Madrid -es decir, unas 200.000 hectáreas- son de cultivo, la inmensa mayoría de ellas de secano. Destacan las 80.000 hectáreas dedicadas a cereales, las 30.000 de olivar y las 10.000 de viñedo.

Representantes de las asociaciones de agricultores presentes en el acto mostraron su satisfacción por la existencia de un plan, aunque insistieron en la necesidad de acercar el producto de la huerta a la mesa.

También se le solicitó a la presidenta, por parte del alcalde de Fuentidueña de Tajo, José Antonio Domínguez, la construcción de una variante desde la A-3 que facilite a los grandes camiones el traslado hasta las localidades de esta amplia zona de huerta madrileña, de manera que se evite la situación actual en que un centenar largo de estos vgehículos pasan a diario por el centro de Fuentidueña para utilizar la única báscula municipal de la zona. Serían, calcula, unos 8 kilómetros de variante para la que «tenemos los terrenos y el proyecto; sólo nos falta que se incluya en el presupuesto de la Comunidad de Madrid».

× ¡Escríbenos por Whatsapp!