«Hubo días con 250 pacientes de respiratorio para dos médicas». Villarejo, al límite por el COVID

159

Fuente: Cadena Ser

Estamos en la tercera ola de la pandemia y las dificultades para atender a los pacientes se complican. Más aún en las zonas rurales que ya están aisladas de por sí. A la dejadez de las administraciones se une ahora también un temporal inclemente que ha sembrado de nieve y hielo el interior de la península. El personal sanitario, agotado ya de luchar contra la pandemia, ahora tiene que luchar también contra los elementos. Turnos interminables, guardias de infierno y muchísimas dificultades logísticas. Hablamos con Cristina Sanz, médica rural de Villarejo de Salvanés, un municipio de la Comunidad de Madrid. 

El municipio tiene Atención Primaria y urgencias, atiende a unos 20.000 pacientes y se le añade un problema: no hay una conexión estable de internet. «No podemos ver los resultados de las PCR, no podemos pedir nuevas PCR, no podemos acceder al historial clínico del paciente», señala Sanz. Y esto no solo se produce por la nevada. Con una incidencia absolutamente disparada, Cristina dice que es imposible trabajar. 

«Las actualizaciones médicas del paciente las hacemos con papel de calco, yo me quedo una y la otra se la doy al paciente», explica. Los médicos de este centro hacen una PCR a los pacientes y tienen que esperar varios días para saber si es positivo o no. Además, según explica Sanz, muchos de los pacientes ni siquiera podían llamar al centro hospitalario porque no hay cobertura. 

«Yo ahora he mantenido una guardia de 24 horas, pero he tenido a compañeros que han estado 48 horas encerrados en el centro y sin ningún tipo de respuesta por parte de Gerencia», dice la médica. Según nos cuenta, en algunos casos no se ha hecho el rastreo adecuado y «ha habido que indicar cuarentena» hasta que hicieran todas las pruebas diagnósticas. 

«Ha habido días con 250 pacientes en la lista de respiratorio para 10 médicas y nos hemos tenido que quedar alguna de refuerzo, incluso haciendo guardias de 36 horas», sentencia. Cristina Sanz ha encadenado 25 contratos seguidos en unos ocho meses, alguno de días sueltos. 

Precariedad, pandemia y nieve

Cristina consiguió dar el relevo a sus compañeras con un 4×4 solidario porque «desde Gerencia no daban ninguna solución». Ella señala que a las «instituciones les damos igual, llevamos un año así, nadie tenía que dar relevo a mi compañera que llevaba 48 horas trabajando». Cristina está «muy enfadadas y agotada» e indica que esto no es más que el ejemplo de recortes en la Sanidad. «Podemos hablar de la inexistente campaña de vacunación y todo lo relacionado con los servicios públicos que por lo menos en la Comunidad de Madrid está tiritando», remata. 

La Comunidad de Madrid ha registrado hoy una de las peores cifras de contagios de toda la pandemia y ya tiene una incidencia acumulada en 14 días de 621 casos por cada 100.000 habitantes. 

× ¡Escríbenos por Whatsapp!