El Día de la Tortilla o Jueves de Comadre

223

Nacho Mora

Fuentidueña celebra desde siempre el “Día de la Tortilla”. El origen de esta celebración se pierde en la noche de los tiempos allá por la Edad Media. Era entonces cuando los cristianos de toda España se reunían este día para comer carne, antes de comenzar la Cuaresma.
La celebración se fue arraigando y cobrando especial relevancia en Fuentidueña y en otros muchos lugares de la comarca. Belinchón, Villamanrique y otros dan buena fe de ello celebrando la fiesta con sus matices propios.
En la actualidad en todas las regiones de España se celebra este jueves, víspera de carnaval. Suele comerse pan, chorizo y huevo. El Jueves Lardero, como también es conocido, toma su nombre del latín Lardarius, que significa graso o tocinero.
Los matices de cada región o municipio hacen de este día un momento esperado en el calendario. En Fuentidueña hasta los años ´70 del pasado siglo XX, había una costumbre que se repetía cada año. Los escolares acudían puntuales a la escuela donde eran recibidos como de costumbre. Pero esa mañana cada escolar llevaba para regalar al maestro huevos y algún que otro producto, casi siempre condicionado por el poder adquisitivo de cada familia. Los últimos años en los que este acto se realizaba los profesores obsequiaban con algún detalle a los alumnos. Este día no fue nunca festivo al uso, pero tampoco lectivo. Tras la entrega de viandas cada escolar salía de la escuela deseoso de salir al campo con amigos o familia a “correr la tortilla”.
Fue a finales de los ´90 cuando se comenzó a respetar el calendario de clases y se dejó para la merienda el “correr la Tortilla”; un día de campo, de vecinos, de familia, de amigos, de recorrer parajes…
Siempre fue una fecha especial para los niños, muchachos y jóvenes, pero las principales protagonistas han sido, son y serán siempre ellas, las madres y abuelas. Como manda la costumbre, es necesaria la provisión de productos para la elaboración del menú del día haciendo bien el reparto para que no falte nada en la taleguilla y para cada hijo y nieto. El Horno de Cayetano Gallego siempre preparó para este día las tradicionales «libretas», un pan redondo en forma de bollo que antaño únicamente se hacía para esta ocasión. El menú: tortilla de patata, chorizo, tajá de jamón, libreta de pan y naranja.
Una vez preparadas las viandas había que degustarlas, mejor en grupo y en el campo. Los jovenzuleos a su aire y los más pequeños con sus madres. Tarde de «comadreo» y de convivencia que se repite año tras año. Por eso también, «Jueves de Comadres», otro de los nombres como se conoce en la zona a este día.

MENÚ y SIMBOLOGÍA.

  • Huevos de gallina y patatas, productos habituales en casas ricas y menos ricas. Con ellos se elabora la tortilla de patata, un alimento barato y accesible a todo el mundo.
  • El chorizo y jamón, productos derivados del cerdo prohibidos en Cuaresma. Se consumían este día a «modo de despedida» y de ahí el nombre de «Jueves Lardero», que significaría «jueves graso».
  • La naranja siempre ha sido símbolo de fecundidad, utilizado en fiestas de invierno para llamar a la madre naturaleza en su renacer de primavera.
    En nuestra Comunidad son célebres las carreras de naranjas por San Antón en Pinto o el adornado de árboles de San Sebastián en Villaviciosa
    En Fuentidueña la conservamos celosamente incluyéndola en el menú del Jueves de la Tortilla.
    En otras tradiciones ya desaparecidas, la fruta también tuvo su relevancia. Sirvió para atemorizar a las mozas en días de Carnaval tal y como se recoge en las Ordenanzas Municipales de finales del siglo XIX, en este caso “la prohibición de la costumbre de lanzar naranjas a las mozas del pueblo los días de Carnaval”.
    O en la “Semana de los Quintos” con su “Puesta del Árbol” «cosiéndolas» a modo de gran guirnalda en una cuerda y colgándola en las ramas desnudas de la capota del chopo.
    Ritos y símbolos ancestrales derivados de cultos paganos de llamada a la madre Naturaleza, conservados en el tiempo y que por desgracia vimos desaparecer.
× ¡Escríbenos por Whatsapp!