La derecha española tiene un problema

86

Quique del Olmo

La derecha española tiene un problema: se cree la dueña de todo. La Bandera e Himno Nacional, de derechas; las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de derechas; la Monarquía, de derechas; los toros, de derechas; la Iglesia, de derechas. ¿España? España, a lo mejor, no es de derechas. Es entendible que la derecha española después de cuarenta años creyéndose la dueña de todo, y sin oposición política, siguiera pensándolo durante la transición o en los primeros años de Democracia. Pero han pasado más de cuarenta años desde que España promulgó su actual Constitución y se convirtió en una de las democracias plenas del mundo. Cuarenta años son suficientes para entender que España no es de nadie, España es de todos. Al igual que España sus tradiciones, costumbres, símbolos, victorias, derrotas, aciertos o errores. Tú no eres más español por tener la bandera en tu balcón, ser creyente o ir a la plaza de toros. Ser español es mucho más.
Lo mismo ocurre en las instituciones con una derecha terrateniente y caciquil, que se cree la única dueña de las mismas. Se equivoca si piensan que es así. Las instituciones pertenecen a todos los españoles, incluso cuando no nos representan los políticos. Gane la izquierda o la derecha, quien lo decide son los españoles en las urnas. Es verdad, que existe la oposición y el desacuerdo cuando no gobierna quien tú quieres. Sin embargo, ahora mismo tenemos a la peor oposición de la historia, que ha dejado atrás la función de controlar al Gobierno vigente, de luchar y defender los intereses de sus votantes y de todo el conjunto de la ciudadanía; para ir en contra del viento y la marea, sin rumbo, y con un solo objetivo: hacer caer al Gobierno actual.
¿Hasta dónde pueden llegar? ¿O hasta dónde quieren llegar? No dejan de sorprenderte nunca. Desde el auténtico bochorno de boicotear los fondos europeos Next Generation, en los cuales España es el segundo país más beneficiado y es el primer país que ha recibido el aprobado por parte de la UE del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, y también el primero el recibir los fondos. O la crisis migratoria en Ceuta cuando, además de utilizar esa crisis de manera partidista, supimos que se habían reunido días antes con líderes de partidos marroquís que piden la soberanía de las dos ciudades españoles autónomas. Lo mismo han intentado con la toma de Afganistán por parte de los talibanes. Quisieron dejar en ridículo al Gobierno de España, y por consiguiente a la imagen de España, haciéndonos saber que éramos los últimos en llegar y que no eran capaces de traer a los españoles y colaboradoes afganos. Cuando España ha liderado y coordinado la repatriación y recepción de los cientos de afganos colaboradores y personal de la Delegación de la UE. Con el agradecimiento de la Comisión Europea y el Consejo Europeo. También con la cooperación EE. UU.-España para la acogida temporal en las bases militares de Rota y Morón de los afganos en su tránsito a Estados Unidos. Por cierto, con la llamada de Joe Biden a Pedro Sánchez que tanto deseaban los líderes de la oposición, ya que suponía un auténtico desastre político no haberse reunido con el nuevo presidente de los Estados Unidos, el cual lleva siete meses en el poder.
Al final, la política son ciclos y la derecha volverá a gobernar pronto. Volverán a gobernar su cortijo llamado España, volverán a dirigir sus FF.AA; la Iglesia, los toros volverán a celebrarse con normalidad; y la bandera ondeara y el Himno sonara de nuevo. Pero, mientras llega el cambio ciclo ¿es necesario seguir viviendo esta situación? ¿Hasta dónde van a llegar?

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¡Escríbenos por Whatsapp!