Tercer intento para hacer un intercambiador en Conde de Casal: 30 años, dos concursos desiertos y 2025 como nueva fecha de estreno

234

Fuente: El Mundo

El intercambiador de transporte de Conde de Casal, junto a la plaza madrileña del mismo nombre, será una realidad en 2025 si no hay nuevos contratiempos. Han pasado 30 años desde su primer diseño y dos intentos infructuosos para llevarlo a cabo en los que quedó desierto el concurso para la adjudicación de las obras, pero la previsión actual del Gobierno regional es que los trabajos puedan comenzar por fin en el último trimestre de 2023 con una duración estimada en 18 meses.

Una vez que esté operativa la nueva infraestructura, que tendrá una planta a pie de calle para las dársenas y otra superior, permitirá ordenar el tránsito de 26 líneas de autobús -ocho urbanas y 18 que conectan municipios de la A-3- sin semáforos, con lo que se ahorrará un 10% el tiempo habitual de sus recorridos. Las actuaciones incluirán la ampliación del paso inferior de vehículos desde la avenida del Mediterráneo hasta la conexión con la M-30 y su cubrición con una losa, lo que reducirá de 10 a seis los carriles sobre rasante y un 40% la contaminación acústica de la zona.

Los datos están incluidos en la memoria del proyecto elaborado por la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid, que se encuentra actualmente en fase de evaluación de su impacto ambiental. Las nuevas instalaciones contarán con una afluencia de en torno a 100.000 pasajeros al día que dispondrán de un área comercial, otra recreativa con establecimientos de comida y bebida y oficinas, además de servicio de taxi, bicicletas y patinetes eléctricos y jardines en la cubierta.

El cálculo que se ha hecho es que la factura alcance los 36 millones de euros y la ejecución de las obras coincidirá con las de la ampliación de la Línea 11 entre Plaza Elíptica y Conde Casal, en la Línea 6, programadas desde noviembre del año que viene hasta finales de 2026. De hecho, la prolongación del trazado del suburbano por debajo de la parada ya existente es lo que impedirá que el intercambiador se edifique bajo tierra, como estaba previsto en un principio, por lo que se ubicará sobre ella.

En los dos intentos previos de ordenar el tráfico en la zona de Conde de Casal, realizados en 1991 y en 2004, el plan de las obras incluía también la construcción de un aparcamiento con 2.000 plazas para dar servicio a la estación de autobuses de larga distancia de la empresa Auto-Res (hoy integrada en grupo Avanza), que en 2007 acabó trasladándose a Méndez Álvaro tras 40 años en el barrio de Adelfas, distrito de Retiro. En su lugar hay ahora dos torres de viviendas y un parking público para 245 vehículos, por lo que en esta nueva fase de relanzamiento del proyecto se estima que están cubiertas las necesidades de estacionamiento en los alrededores.

Además de este intercambiador, la Consejería de Transportes planea la construcción de otros tres en Legazpi, Madrid Nuevo Norte y Valdebebas. Este último, que además de al barrio que le da nombre dará servicio al Hospital Enfermera Isabel Zendal y a la futura Ciudad de la Justicia, será el primero de todos ellos en recibir pasajeros. Está previsto que las obras comiencen en el primer trimestre de 2022 y finalicen a principios de 2023 con un presupuesto de en torno a 33 millones.

22 municipios beneficiados

Cuando sea una realidad, la nueva infraestructura en Conde Casal beneficiará directamente, además de a Madrid, a 21 municipios situados en el corredor de la A-3: Arganda del Rey, Rivas-Vaciamadrid, Campo Real, Valdilecha, Perales de Tajuña, Tielmes, Carabaña, Orusco de Tajuña, Ambite, Morata, Chinchón, Colmenar de Oreja, Belmonte del Tajo, Valdelaguna, Mejorada del Campo, Velilla de San Antonio, Villarejo de Salvanés, Valdaracete, Estremera, Fuentidueña de Tajo y Villamanrique de Tajo.

Una de las principales características del edificio será su reducido consumo energético y una capacidad destacada de autoabastecimiento mediante sistemas de energías alternativas, esencialmente solar y aerotérmica, mientras en la cubierta se instalarán elementos fonoabsorbentes para reducir el ruido del tráfico. Con una superficie de 7.547 metros cuadrados y una altura máxima de entre seis y nueve metros, permitirá además que no se proyecten sombras en las viviendas colindantes.

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¡Escríbenos por Whatsapp!